Killaloe, un pueblo con encanto

Killaloe

Killaloe es uno de esos pequeños pueblos irlandeses que nada más conocer resultan encantadores. Carece de grandes monumentos, sin restar importancia a su antigua catedral, pero su mayor valor turístico se encuentra en lo acogedor que resulta para quienes lo visitan, aunque también causan fascinación sus coloridas casas.

Precisamente sus orígenes son religiosos, ya que a Killaloe llegó San Moula, que fundó allí un monasterio en el siglo VI. De entonces conserva el ser uno de los centros eclesiásticos de Munster. Siglos más tarde también se hizo famosa esta localidad, ubicada en el centro de la isla y perteneciente al condado de Clare por ser la capital de Irlanda, algo que apenas duró unos años, entre 1002 1014.

La catedral de San Flannan se fundó entre los siglos XII y XIII, aunque originariamente no era un templo religioso, sino que era el palacio del rey Brian Boro, uno de los más destacados de la historia irlandesa. Una de las peculiaridades de esta iglesia es que aglutina en sí misma diversos estilos arquitectónicos.

Su puerta es románica, herencia de una antigua iglesia sobre el que se levantó originariamente el edificio real. Además, conserva una inscripción vikinga que, según cuenta la leyenda, fue llevada al lugar por un vikingo y es la única pieza que se conserva en la que aparece un texto escrito en dos antiguas lenguas celtas (ogham) y vikingas y que recoge una bendición.

San Flannan es conocido también porque todos los años, en los meses de julio, acoge un importante festival de música tradicional irlandesa, que lleva el mismo nombre que la localidad en la que se celebra y atrae a numerosos turistas. Otro de sus recursos más visitados es el lago Derg, que ocupa un área de casi cien kilómetros cuadrados, y que conecta los condados de Tipperary, Galway y Clare.

La gran extensión de agua lo convierte en un lugar ideal para practicar todo tipo de actividades acuáticas, que se combinan con otra serie de deportes de tierra, ya que en sus inmediaciones hay grandes bosques. Si se quiere disfrutar con tranquilidad del lago puede hacerse subiéndose al The Spirit of Killaloe, el mayor barco de pasajeros que lo recorre y durante cuya travesía un guía narra la historia de la zona.

Y si con todo esto aún no estáis convencidos de querer conocer Killaloe basta deciros que, junto con Ballina, una localidad muy anexa, han sido registradas como Patrimonio Cultural de Irlanda. Ambas están comunicadas a través de un puente famoso que consta de trece arcos de piedra. Para llegar a Killaloe hay varias opciones, al margen de la de trasladarse en un coche. A apenas unos 70 kilómetros se encuentra el Aeropuerto de Shannon. Si estáis en Dublín y queréis llegar allí en autobús la compañía Eireann dispone de varias rutas diarias, que conectan la capital con la localidad de Clare  en dos horas.

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

Comments RSS

  1. El Bambi dice:

    Hola, quería decirles que este blog es fabuloso. Para un descendiente de irlandeses como quien escribe, es muy bueno encontrar rincones donde saber más de la verde Erin. Justo escribí en mi blog sobre el rey Brian Boru a raíz de un cuadrito de él que encontré.

    ¡Saludos!

  2. salvador dice:

    hola,felicitarles por el blog.Me ha dado una idea general de la isla.
    Soy de Mallorca y les rogaría me indicasen algún pueblo pequeño y tranquilo para enviar a mi hija a estudiar este verano.He buscado algunos (shull,cahirsiveen,bundoran etc)
    Estaria agredecido si me pueden dar o indicar alguna informacion.
    Muchas gracias

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top