Carrickfergus Castle, una recreación medieval

Castillo Carrickfergus

Irlanda es una tierra de castillos y leyendas. En casi cualquier condado que visitéis os podéis encontrar con algún tipo de fortificación que, a buen seguro, tiene alguna que otra historia curiosa escondida entre sus paredes. Hoy os vamos a llevar, aunque tan sólo sea a través del relato de este post, a uno de ellos, situado en la ciudad de Carrickfergus, en Antrim.

El castillo tiene el mismo nombre que la localidad, ubicada a unos kilómetros de la capital de Irlanda del Norte. Aún se mantiene en pie, después de tres rehabilitaciones, a la vera del río Belfast, a pesar de la cantidad de veces que fue asediado por los escoceses y los propios irlandeses.

Fue construido por Juan de Courcy a finales del siglo XII y se estableció en el después de haber conquistado el Ulster oriental, pero sólo gobernó una treintena de años hasta que fue derrocado por otro aventurero. Al principio de Courcy construyó el patio interior, un pequeño patio en el extremo uno de los extremos con un muro cortina de alta poligonal y la puerta de este.

Había una serie de edificios, incluido el gran salón. Desde su posición estratégica sobre un alto rocoso, originalmente casi rodeado por el mar, podía controlar el mar mientras que la ciudad amurallada crecía a su sombra.

Durante siglos el castillo de Carrickfergus fue lugar de numerosas batallas y a finales del siglo XVIII se convirtió en prisión de la corona británica. Durante la Primera Guerra Mundial fue utilizado como cuartel y almacén de municiones y durante la Segunda Guerra Mundial fue un refugio antiaéreo. Posteriormente se optó por conservarlo la fortificación como un monumento antiguo y abrirlo al público para que todos puedan disfrutar de él.

Actualmente sirve también para explicar cómo era la vida en la época medieval y actualmente es uno de los mejores castillos de Irlanda. También tiene un mercado medieval y exhibiciones de halconeros, entre otras muchas cosas. En el salón de banquetes se ha hecho una recreación y acoge numerosas exposiciones. No sólo eso sino que, en ocasiones, se puede un duelo propio de aquella época.

Si visitais Carrickfergus antes del 5 de marzo podréis asistir a un maravilloso espectáculo en el que los sables y las espadas se blanden con un ruido que no sólo es peculiar, sino capaz de poner los pelos de punta a cualquiera y trasladarlo a otra época, unos cuantos siglos atrás.

Foto Vía Nuffcumptin

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Viajar por Irlanda


Deja tu comentario