La mitología irlandesa

Trebol de cuatro hojas

La mitología irlandesa es vista por muchos como un conjunto de cuentos que servían para entretener antes a niños y ahora a mayores. En realidad es mucho más que eso, durante siglos fue una mezcla de religión e historia. Las leyendas eran los capítulos que permitían explicar numerosas cosas, prácticamente de todo, desde la creación del mundo a por qué unas montañas se habían formado con una u otra forma diferente.

Los orígenes celtas hacen que, hoy en día, alguno de los personajes de la mitología irlandesa sean muy similares a otros como la gallega o la asturiana. Tanto aquí como allí la llegada de religiones poderosas y que se asentaron fuertemente en los territorios hicieron que algunas de las leyendas desaparecieran.

El peso de las leyendas era tan importante entre los irlandeses que el cristianismo lo que hizo fue readaptar algunas de ellas, introduciendo episodios de la Biblia, como el diluvio universal, para conseguir acercarse a los ciudadanos.

Aún así, en los últimos siglos han sido muchas las personas interesadas en mantener viva la mitología irlandesa y, es por ello, que se han realizado numerosos estudios para mantener el espíritu imperante en la Isla Esmeralda en la época pre-cristiana. Hoy en día pueden presumir de tener la literatura medieval más amplia y preservada de todas las ramas de la mitología celta. Aunque muchos de los manuscritos no han logrado sobrevivir y muchos más materiales probablemente nunca llegaron ser escritos, hay suficientes restos para permitir la identificación de cuatro ciclos distintos.

El primero es el ciclo mitológico, que comprende las historias relacionadas con los antiguos dioses y orígenes de los irlandeses, como la tragedia de los hijos de Lir. Luego está el ciclo de Ulster, compuesto principalmente por historias heroicas que se centran en el comienzo de la era cristiana y la mayor parte de su acción tiene lugar en las provincias de Ulster y Connacht.

El ciclo de Fenian se concreta alrededor del siglo III, cuando también se vanagloriaba todo lo que hacían los héroes irlandeses, principalmente los que vivían en las provincias de Leinster y Munster. Y, por último, está el ciclo histórico, cuando las leyendas servían para enaltecer lo que hacían los reyes y las grandes familias, haciendo que toda su vida pasase a la posteridad.

Por otra parte, no hay que olvidarse de que existen cantidad de textos mitológicos que no encajan en ningún otro ciclo. También hay un vasto número de cuentos populares conservados que, aunque no estrictamente mitológicos, protagonizan personajes de uno o más de estos cuatro ciclos.

* Puedes conocer algunos de esos mitos en: Leyendas y Mitos irlandeses.

Foto Vía LuisPérez

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

3 comentarios

Comments RSS

  1. quiro seguir recibiendo esta pagina, es excelente

  2. María José Rubín dice:

    Buenas, Patricia:
    Te invito a que te suscribas a este blog para recibir información actualizada sobre nuestras publicaciones. Puedes hacerlo a la izquierda de la pantalla, en la sección “Síguenos”, introduciendo tu e-mail y haciendo clic en “suscribir”.
    Saludos!

  3. Himeka Shean dice:

    Hola esta página esta realmente interesante & me ha encantado mucho espero que lo puedan extender mucho más porque la curosidad mía es inmensa.
    La amé

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top