El castillo de Blackrock, en Cork

Castillo de Blackrock

En Cork existe uno de los muchos castillos que salpican el pintoresco paisaje irlandés y como todos ellos tiene una historia que resulta, cuanto menos, curiosa. Se trata de una edificación ubicada en un saliente de la tierra, mirando al mar, más concretamente al río Lee. Y es que, en un principio, se construyó con el objetivo de que espantara a los piratas que pretendían asaltar la ciudad.

Su nombre no podía ser más elocuente: Blackrock Castle (castillo de piedras negras) y con el color de las piedras que le daban forma los irlandeses daban por hecho que ya habían hecho suficiente para ahuyentarles. Fue construido durante el reinado de Jaime I y no sabemos si el hecho de ser de color negro sirvió para que los piratas no se acercaran a Cork, pero eso no quitó para que le persiguiera la facultad.

Sufrió varios incendios consecutivos en los siglos XVIII y XIX que acabaron transformando su imagen inicial, tanto que actualmente sus rocas ya no son negras, pero mantiene el nombre que hace referencia a ellas. Posteriormente fue reconstruido totalmente por los hermanos Pain. El escudo de armas del castillo representa el castillo como uno de los bastiones de la protección del puerto.

El castillo es un buen lugar para disfrutar de unas espectaculares vistas del entorno del río Lee. Además, desde hace unos años, ha sido reconvertido totalmente en su interior para acoger un observatorio astronómico. Todo momento es bueno para visitarlo y saber un poco más del cosmos en el que vivimos, pero más aún este año, cuando se celebra el año internacional de la astronomía.

Por ello este año se realizarán numerosas actividades, la mayor parte de ellas concentradas en la temporada estival. Aún tenéis tiempo para participar en las Noches de Galileo, conmemoraciones de la llegada a la luna, proyección de películas relacionadas con el espacio o clases de matemáticas. Además, a lo largo de todo el año se organizan actividades para acercar a los niños a la astronomía.

El observatorio abre todos los días (incluidos festivos) de 11 a 17 horas, cerrándose la entrada una hora antes del cierre. El precio de las entradas de adulto es de seis euros, las de estudiantes, mayores de 65 y niños (entre 8 y 14 años) es de cuatro euros. Los menores de ocho años entran gratis y hay un bono familiar (dos adultos y dos niños) por 16 euros.

Foto Vía MilkyWay

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Cork, Historia de Irlanda


Deja tu comentario