El castillo de Dunluce, bellas ruinas medievales

Castillo de Dunluce

En el condado de Antrim, en Irlanda del Norte, se encuentran las ruinas de un castillo que había sido de lo más imponente cuando aún se encontraba en pie.

Aunque apenas quedan las piedras que conforman lo que había sido una gran fortaleza esta estructura de piedra sigue impresionando sobremanera, especialmente porque se ubica sobre las rocas y el acantilado. Estamos hablando del castillo de Dunluce.

El edificio, que ha sido declarado patrimonio nacional de Irlanda del Norte, se encuentra próximo al pueblo de Bushmills. Dicha localidad es conocida por albergar una importante destilería de whisky nacional que lleva el nombre de la localidad, por lo que si vais a una u otra atracción podéis aprovechar el viaje para visitar las dos cosas al mismo tiempo.

El castillo de Dunluce se encuentra en el borde de un basalto que aflora entre peñas y rocas. Para acceder a el hay que caminar por un pequeño puente que conecta con el continente. El castillo está rodeado por vertiginosas rocas, lo que hace que los visitantes deban extremar al máximo la seguridad. Esto fue útil siglos atrás, ya que mantenía a raya a los invasores que trataban de acercarse a las costas del condado de Antrim.

Su peculiar ubicación hace que, además, constituya en si mismo un impresionante paisaje cuando se producen rachas de viento fuerte y las olas del mar se ponen bravas, ya que le otorgan una atmósfera muy especial. Si sois amantes de la fotografía no os dejéis la cámara en casa, porque podréis captar unas instantáneas impresionantes, de esas que merece la pena conservar en casa porque os harán recordar con cariño el viaje.

La historia del castillo de Dunluce comienza en el siglo XII, cuando fue construido. Con el paso del tiempo fue pasando a manos de varios propietarios. En el siglo XVI el Girona , una galeaza de la armada española se hundió en una tormenta en las rocas cercanas, lo que hizo daño al firme del edificio. Posteriormente, parte de la cocina del castillo se desplomó en el mar y, según una leyenda, cuando la cocina se cayó al mar sólo sobrevivió un pinche de cocina.

Desde entonces, y a pesar de que ha sido sede de diversas instituciones oficiales, el castillo se ha deteriorado paulatinamente. Además, en épocas de malos tiempos financieros algunas piezas del castillo fueron sustraídas por la gente de las localidades cercanas para construir otra serie de edificios.

Foto Vía MarsW

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top