Más fantasmas en castillos irlandeses

castillo de Athcarne

Los castillos son las mejores moradas que pueden encontrar los fantasmas irlandeses. Días atrás os hablamos de alguno de los castillos encantados de la Isla Esmeralda. Hoy vamos a seguir desgranando las historias de seres paranormales que habitan en otros castillos.

El castillo de Athcarne, en Meath, es una sombría ruina del siglo XVI que se sitúa a menos de 10 kilómetros de distancia de donde tuvo lugar la batalla de Boyne. La gente habla de gritos de soldados moribundos y visiones de un soldado colgado de un gran roble en la finca. Hace unos años un trabajador presenció la aparición del espectro de una joven demente cuyas manos chorreaban sangre.

El castillo de Leap, en el condado de Offaly, es conocido por los numerosos fantasmas y espíritus que vagan por él, habiendo sido visto el fantasma de una chica joven el visto en varias ocasiones. Se cree que era la hija del señor del castillo.

Su padre concertó un matrimonio con el hijo de un hacendado muy rico, pero ella estaba enamorada de un humilde granjero y cuando su padre se enteró lo mató. Una noche cuando el padre dormía ella le asesinó. Poco después, un día que la hija estaba en lo alto del castillo, una mano invisible la empujó y la hizo caer al vacío, por lo que murió en el acto.

Se cree que fue el padre quien la empujó y ahora el espíritu de la joven vaga por el castillo lamentando su amor perdido. Muchos visitantes del castillo de Leap han escuchado unos misteriosos gemidos y llantos en la oscuridad y se ven luces encendidas en lo alto del castillo.

El castillo Kinnity, también en el condado de Offaly, es uno de los castillos más encantados de Irlanda. En numerosas ocasiones el personal del edificio y sus visitantes han visto al fantasma Monk of Kinnitty atravesando los muros de esta edificación. No se trata de un fantasma silencioso, pues a veces se comunica con el personal de servicio del castillo y con algunos visitantes.

Friar’s Bush, en Belfast, no es un castillo sino un túnel subterráneo que conecta las alas Ashby y David Keir de la Universidad de Queens. Se encuentra cerca de Friar’s Bush, uno de los cementerios más antiguos de la ciudad.

Muchos académicos se niegan a pasar por este túnel a solas, asustados por un frío intenso y sobrenatural. En una ocasión tres hombres iban a cruzarlo, sin que uno de ellos se diera cuenta los otros dos se detuvieron negándose a avanzar. El primer hombre sintió que alguien le sujetaba la mano, pero no miró hacia atrás hasta que llegó al otro extremo, cuando se percató de que estaba solo.

Foto Vía Dmoon1

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Rutas turísticas


Deja tu comentario