Jamón asado al horno, receta irlandesa

Jamón asado al horno

La mayoría de los platos típicos de Irlanda están elaborados con alimentos sencillos como verduras, patatas, carne o mantequilla. Sin embargo, una de las preparaciones irlandesas más deliciosas que podéis realizar en casa necesita no sólo tiempo, sino también dedicación. Hoy hablaremos sobre el famoso jamón asado al horno, ideal para homenajear a un grupo grande de personas.

Esta receta clásica de Irlanda es un menú bastante sofisticado que debéis realizarlo con dos o tres días de anticipación, y servir recién a último momento. Básicamente lo que vais a necesitar es una pata de jamón o cerdo entera y cantidades de especias como romero, tomillo, orégano, pimienta negra, laurel molido y pimentón dulce o picante.

En el caso de los irlandeses, el jamón asado al horno es una receta que suele prepararse en fechas muy particulares como una cena navideña o año nuevo. Asimismo es importante señalar que la carne en Irlanda posee un exquisito sabor como resultado de los pastos en los que se alimenta al ganado.

Ingredientes:

  • 1 pierna de cerdo entera de 3 o 4 Kg. (mejor de la parte delantera)
  • 8 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Perejil
  • Romero
  • Tomillo
  • Pimienta negra recién molida
  • Orégano
  • Laurel molido
  • 2 cucharadas de pimentón (picante o dulce, eso va al gusto)
  • Sal

Preparación:

– Lo primero que debéis realizar es tomar la pata o pierna de cerdo y adobarla por completo con la mezcla hecha en un mortero. Machacar la pimienta negra, pimentón, ajo, romero, tomillo, orégano, laurel y el aceite de oliva virgen. Formar una pasta de consistencia generosa. Colocarla en una fuente grande de horno y taparla con film. Refrigerar hasta el día siguiente.

– Al día siguiente, ubicar la pata de jamón con la piel hacia arriba sobre la rejilla de horno debajo de la cual tenéis que colocar una bandeja que se encargará de recoger los jugos que desprenda la pata en el momento que se esté asando. Ahora si, colocar a horno de baja temperatura durante unas 4 o 5 horas, controlándola cada tanto.

– Cada cierto tiempo, debéis rociar la piel del jamón con la marinada hecha para que se forme una corteza crujiente y apetitosa. Una vez lista, dejar reposar durante un par de horas para que se asienten todos los jugos y comenzar a cortar en rodajas. Podéis ayudaos con un jamonero de forma y distribuir las fetas en una fuente para servir. ¡Buen apetito!

Foto: universococina

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top