James Joyce, escritor y poeta irlandés

James Joyce

James Joyce nació en Dublín en el año 1882, el 2 de febrero, y provenía de una familia de fuertes tradiciones católicas, por lo que fue enviado a estudiar al colegio jesuita Belvedere . En el año 1898 ingresó en la Universidad de Dublín, institución en la que desarrolló una gran curiosidad por los idiomas y la gramática comparada.

Pese a su nacionalidad irlandesa, mantuvo siempre una férrea defensa de la lengua inglesa en su obra, aun en contra de los movimientos nacionalistas que reivindicaban el gaélico como idioma nacional. Para Joyce, el retorno del gaélico no representaba un avance, sino un retroceso, irónicamente, aunque la obra de Joyce está profundamente inspirada en Irlanda, lo cierto es que su relación con la realidad política y social del país nunca fue buena.

Tras pasar un año en París, donde trató sin éxito de estudiar literatura, volvió a su tierra natal para trabajar como profesor de idiomas, aunque poco después de contraer matrimonio (en 1904) se mudó a Zurich y pasó allí 2 años. Su primer libro “Música de cámara” se editó en el año 1907 y se trataba de un libro de poemas, y varios años más tarde aparecería su segunda obra titulada “Dublineses“, un compendio de relatos breves sobre las gentes de Dublín.

Pasó una temporada de apuros económicos durante la Primera Guerra Mundial, tiempo que pasó entre Zurich y Locarno, aunque algo bueno vino con este periodo y fue la aparición de una novela autobiográfica titulada “Retrato del artista adolescente“. Esta novela le daría la oportunidad de ser conocido por un público mucho más amplio.

El punto culminante de su carrera fue la edición de la novela experimental “Ulises“, escrita utilizando diferentes medios de expresión para los diferentes capítulos. En su argumento nos habla de un hombre que, durante 24 horas, hace lo posible por no regresar a su casa a sabiendas de que su mujer le es infiel.

Quizá su obra más extraña sea “El despertar de Finnegan“, una narración en la que mezcló partes de más de 60 idiomas distintos, creó vocablos y nuevos tipos de formas sintácticas, aunque la obra en sí pueda parecer algo sin sentido, se puede considerar como la cumbre de su método de expresión personal.

Durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, James Joyce, prácticamente ciego, falleció en la ciudad de Zurich, en 1941.

Sigue leyendo en:

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top