El Fuerte Charles, en Kinsale

Fuerte Charles Kinsale

Uno de los edificios más emblemáticos de Kinsale, Cork, es el conocido como Fuerte Charles. Se trata de un hermoso y complejo fuerte construido aproximadamente en 1677, justo en el mismo lugar en el que antiguamente se levantó una fortificación normanda.

Este hermoso fuerte con forma de estrella, destaca, evidentemente, por su arquitectura militar; y es que es uno de los mejores ejemplos de este tipo de arquitectura defensiva en estrella. No obstante, el Fuerte Charles también es un lugar importante desde el punto de vista histórico; y es que la localidad en la que se ubica ha participado en muchísimos momentos determinantes en la historia de Irlanda, por ejemplo la Batalla del Boyne (1690).

Cuenta con cinco bastiones y el mismo fuerte es el encargado de coronar una península con unas vistas impresionantemente bellas al mar. Destacamos dos de sus bastiones, los que son conocidos como el del Diablo y el de Charles. Estos bastiones son los que miran directamente al agua. Sin duda los más importantes, pues de ellos dependía gran parte de la defensa del puerto. Así, podemos observar diversas aberturas por las que las armas asomaban desafiantes ante cualquier incursión enemiga.

El resto de los bastiones, el del Norte, el Flagstaff o el Cockpit, están orientados al interior. Si bien eran menos importantes desde el punto defensivo, lo cierto es que siguen siendo hermosísimos, con su construcción con ladrillos y sus caminos de centinela.

Pasear por este bastión nos acercará a la historia de esta ciudad y a la propia historia de Irlanda. Además, podremos disfrutar del paisaje marítimo y descubrir rincones como las murallas, los barracones, las bodegas y almacenes de comidas y los enormes patios. Sin duda una visita de lo más recomendable.

Cabe destacar que este fuerte fue sometido, como muchas otras fortificaciones militares, a guerras, incendios y demás acontecimientos destructivos. Aun así, tras ser incluido en la lista de Patrimonio Nacional, ha sido sometido a una gran y profunda restauración. Hoy podemos encontrar un fuerte realmente bien conservado y con muchísimo encanto.

Suele abrir sobre las 10 u 11 de la mañana hasta las 6 de la tarde. La visita dura aproximadamente 1 hora y en cuanto al precio, oscila entre los 3 euros para los adultos y 1,5 euros para los niños. Cuenta con aparcamiento.

  • Puedes leer cuanto hemos escrito sobre Kinsale aquí

Foto vía:  dancingintherain-rickstevesirela

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Cork


Deja tu comentario