Los Tuatha Dé Danann

Tuatha Dé Danann

Los conocidos como Tuatha de Danann fueron el quinto grupo de habitantes de Irlanda según la conocida como la tradición del Lebor Gabála Érenn (Libro de los invasores). Aunque el folklore y la mitología han hablado de estos invasores como los dioses Irlandeses Goidelicos, los redactores cristianos los redujeron a meros reyes o héroes históricos.

Lejos de la lectura cristiana, lo cierto es que en la tradición irlandesa se cree que gracias a estos Tuatha de Danann nacieron otros seres mitológicos como puedan ser las hadas, así como la magia y la sabiduría druídica.

Según cuenta la leyenda, los quintos en invadir llegaron a Irlanda desde tierras lejanas a las islas del Norte. Aseguran que descendieron del cielo, de naves voladoras entre densas y grandes nubes oscuras. No obstante, inicialmente no pudieron acceder a Irlanda, pues los gigantes Fomores habían creado un gran campo de energía que no podían penetrar.

Según la mitología, los invasores celestiales traían consigo una serie de posesiones mágicas.

  • Primero, la piedra del Destino, una piedra que gritaba cuando un rey legítimo la tocaba.
  • También traían consigo la lanza de su dios-guerrero Lugh, que cuando se desenvainaba otorgaba la victoria automática a los soldados.
  • También portaban la espada de Nuada, una espada capaz de encontrar a sus enemigos en cualquier rincón del mundo.
  • Por último, también llevaban el gran caldero del todopoderoso dios Dagda, un caldero que tenía la particularidad de dejar a todos satisfechos.

Al desembarcar en el oeste se vieron obligados a luchar en la Primera Batalla de Magh Tuiredh, con ella derrotaron a los torpes y poco armados Fir Bolg, que eran parte de los habitantes de Irlanda de esos días.

La Segunda Batalla de Mag Turiedh fue luchada con los monstruosos Fomorianos. Su rey murió, pero esto no frenó a los quintos invasores.

Cabe destacar que para la mitología celta, la convivencia del bien y el mal era normal y necesaria. Así, de la unión de la luz y la oscuridad, los Foromé y los Tuatha de Dannan, surgieron dioses muy poderosos como Lug, Brian o Bress, hijos todos ellos de matrimonios mixtos entre ambas razas que fueron esenciales para el triunfo definitivo del bien contra el caos.

Tras terminar con los Fomorianos, los Tuatha de Dannan reinaron en estas tierras sembrando la paz durante muchísimos años. No obstante, un día, un pelotón de hombres altos y bastante apuestos, desembarcaron en Irlanda. Venían del norte de España, concretamente de la actual ciudad de A Coruña. Estaban liderados por el rey Milé y eran conocidos como los milesianos. Derrotaron a los Tuatha de Dannan obligándolos a vivir en el mundo subterráneo. Desde ese día, los Danann viven allí una vida paralela a la de los humanos. Una vida llena de magia y hechizos, la magia que aún perdura en nuestro mundo terrenal.

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top