El castillo de Blarney y la piedra de la elocuencia

Castillo de Blarney Irlanda

El Castillo de Blarney, situado en el condado de Cork, es uno de los lugares históricos más visitados en el sur de la isla de Irlanda.

En sus orígenes el castillo de Blarney era tan solo un fortín de madera. Fundado a principios del siglo XIII, fue posteriormente destruido en 1446, cuando el rey de Munster, Dermot McCarthy, lo reconstruyó por completo. McCarthy convirtió el fortín en una pequeña villa fortificada, siendo por aquellos días el castillo mejor protegido de esta zona de Irlanda, pues sus muros tenían más de cinco metros de grosor.

A día de hoy es posible ver varias partes del mismo, así como otros encantos turísticos ubicados en la gran parcela en la que se levantan las ruinas del antiguo castillo.

Visita al Castillo de Blarney

Aunque esté en ruinas del castillo merece la pena visitar este castillo y todo lo que lo rodea. Destacan, por ejemplo, los enormes jardines que rodean el recinto, la conocida como casa de Blarney, que es una mansión en el centro de los mismos, la cueva de la bruja, las mazmorras y sus laberínticos pasadizos o la zona conocida como Rock Close, que parece el escenario de rituales mágicos al más puro estilo de los druidas.

Si bien es cierto que todo lo que rodea al Castillo de Blarney sorprende e interesa a los visitantes, hay un elemento que es buscado por encima de todos, la conocida como la “piedra de la elocuencia” o “piedra de Blarney”. Cormac McCarthy quiso dejar un monumento permanente en memoria de su propia persona. Así fue como eligió un gran bloque de piedra caliza con su nombre inscrito. En este momento la piedra no estaba asociada a la elocuencia ni al don de la persuasión, pero poco tardaría en hacerlo.

Besar la piedra de Blarney

Muchas son las leyendas asociadas al origen de esta piedra, que al ser besada otorga este gran poder de la elocuencia. Algunos aseguran que es un fragmento de la conocida como “Piedra del Destino”, un bloque de piedra arenisca que históricamente se empleaba en las ceremonias de coronación de los reyes escoceses durante la Edad Media.

Otros aseguran que es la piedra que Jacob usaba como almohada y fue traída a Irlanda por el profeta Jeremías, mientras que muchos otros aseguran que es, nada más y nada menos, la roca que Moisés toco con su bastón haciendo manar agua para los israelitas durante el éxodo de Egipto.

Sea como sea, es un reclamo para los turistas, que no dudan en colgarse para besarla. Afortunadamente a día de hoy hay unas barras que impiden que nadie caiga, y es que esta piedra se sitúa en lo alto de una gran torre.

Puedes ver sus horarios y precios en su web: www.blarneycastle.ie

Excursiones recomendadas

Más información

Imagen 1: Thesteve
Imagen 2: Joel Sowers

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top