- Sobre Irlanda - https://sobreirlanda.com -

Comer en Irlanda, mas platos tradicionales

En este segundo repaso a la gastronomía irlandesa más tradicional encontramos platos en que la patata vuelve a ser el ingrediente estrella, cómo por ejemplo el Boxty, utilizado cómo acompañamiento de comidas principales o servido a modo de «tapa» en muchos pubs. Se trata de un tipo de pancakes o tortitas, primas hermanas de los potato farls, a base de patata cruda rallada mezclada con harina, levadura, buttermilk (suero de mantequilla) y, en ocasiones, huevo.

Uno de los entrantes con más solera es el Colcannon, que muchos consideran el plato insignia del país, asociado a la clase trabajadora. Se elabora mezclando patatas cocidas en forma de puré, col hervida, mantequilla, sal y pimienta. Cómo ingredientes ocasionales encontraremos leche, crema, cebolla o ajo. Una receta directamente emparejada con ésta es la del no menos tradicional Bacon and Cabbage, a base de patatas, col verde, col blanca y bacon escalfado o frito.

Pero si buscamos cosas más consistentes hemos de reseñar forzosamente el Irish Stew (estofado irlandés), otro símbolo del país. Suele contener carne de cordero (la más utilizada en la cocina irlandesa) patatas, zanahorias, cebollas y algunas hierbas aromáticas, normalmente perejil y tomillo. Todo ello va cortado en pequeños trozos y se cuece lentamente para que toda la sustancia de los ingredientes enriquezca el caldo. Es típico del día de San Patricio, patrón de Irlanda, aunque también suele preparase los domingos. Una variante local, típica de Dublín, es el llamado Dublín Coddle, que sustituye la carne de cordero por salchichas de cerdo y panceta, conservando prácticamente todo lo demás.

Otros platos típicos de días festivos serían el Baked Ham, una pata de jamón cocinada al horno con una corteza crujiente a base de azúcar y clavos de olor, acompañada, cómo no por patatas y col, y por otro lado el Rack of Lamb, un costillar de cordero al horno con patatas y en ocasiones salsa de menta o gelatina.

Pero la carne no es la única base en las comidas de los irlandeses. No olvidemos que Irlanda es una isla y que por lo tanto está rodeada de mar, un mar que provee a las mesas autóctonas de una gran variedad de pescado y marisco. Dos de las especialidades dentro de éste ámbito son, por tradición, el alimento de los ciudadanos más humildes en el país, mientras que fuera de él han pasado a considerarse verdaderas delicattessen. Hablamos de las ostras y del salmón:

Las bebidas nacionales son la cerveza y el whisky, ambas famosas en el mundo entero y utilizadas por los irlandeses tanto para beberlas solas como para cocinar con ellas. La cerveza más típica es la Stout o «cerveza negra» cuya marca principal es Guiness, toda una institución en el país. La sidra, de tradición celta, también es muy popular.

En el apartado dulce encontramos el famoso Café Irlandés, un conjunto que une el típico «postre, café y copa», a base de azúcar convertido en almíbar al calentarlo junto al whisky, café y una generosa capa de nata.

Por otra parte, el postre veraniego por excelencia son las Berries and cream, fresas u otros frutos rojos acompañados de crema y aderezados con miel o azúcar. También es muy típica la tarta de manzana que se asocia especialmente con Halloween, por no hablar del sin fin de galletas, bizcochos, bombones etc, elaborados con mantequilla o tofee y sobretodo con irish cream, un licor dulce y cremoso que tiene en la marca Bayleys una imparable proyección internacional.

Después de todo esto ya veis que una vez en la isla no vais a tener que poneros a mordisquear tréboles para saber cual es el auténtico sabor de Irlanda.

¡Que aproveche!

TE RECOMENDAMOS