Irlanda, los veinte lugares más románticos

Los Acantilados de Moher al atardecer

Irlanda es un país muy romántico, en el que la niebla, la música, la imaginación, y alguna buena pinta de cerveza, son los mejores condimentos para modelar una perfecta atmósfera, cálida y acogedora. Hoy os queremos acercar, para los más pasionales, a los lugares más íntimos y románticos del país. Hemos elegido en total veinte, y os adelantamos los diez primeros, para que vayáis tomando nota, parejita.

Los Acantilados de Moher: si os gusta el romanticismo mezclado con un poco de aventura, además de un a veces fuerte viento, estos acantilados son el sitio ideal. Acercaros al borde del acantilado, sin miedo. Un atardecer puede ser el momento perfecto para un beso, o una declaración amorosa. Desde aquí os aseguro que ni el corazón más duro se os podrá resistir. Es el efecto Moher, hacedme caso.

Dingle: las calles de esta pequeña ciudad son sencillamente encantadoras, con sus casitas de colores, sus ventanas y sus macetas. Vaya… de repente, con el clima tan sorprendente que tiene Irlanda, se nos olvidó el paraguas… No importa, nos alojamos en Lord Baker, en la Main Street, el local más conocido de la ciudad. Una mesa cerca de la chimenea, junto a una ventana. Una deliciosa comida irlandesa, una buena pinta de cerveza, y ese día lluvioso que juega con el cálido fuego de la estancia. ¿Os resistís?…

Galway: Durante mediados de julio se celebra el Festival de las Artes de Galway. Música, teatro, cine, y sobre todo, la hermosa bahía verde de Galway, colgando un precioso atardecer en el corazón de nuestra aventura.

Doolin

Dublín: Grafton Street está llena de tiendas y pubs muy animados durante el día y la noche. Al final de la calle, cerca de College Green, veréis la estatua de Molly Malone, la famosa chica de la canción. Su estatua es de bronce. No es que un beso aquí vaya a devolverle la vida a la buena de Molly, pero el horizonte de Grafton Street pueden hacer el resto. Los dublineses dicen que Molly tararea su canción mientras observa el beso de los enamorados.

Doolin: Es una pequeña aldea de apenas cientos de habitantes. Sólo hay unos pocos bares, y todos están tranquilos hasta las 21.30 horas. Luego, como por arte de magia, se llenan y la música garabatea su estallido por las mesas. Prueba a pedir una canción romántica. Es el lugar ideal, y quizás, el deporte favorito en Doolin.

Lisdoonvarna: Es la cueva más larga de toda Irlanda. ¿Una cueva un lugar romántico?. Bueno, no me miréis así, lo dicen los propios irlandeses. Se halla a cinco kilómetros del pueblo que da nombre a la gruta. Tiene 12 kilómetros de pasadizos, y montones de rincones en donde luego poder decir que vuestro amor atravesó los límites de la tierra.

Glendalough

Waterford: Aquí se encuentra la fábrica de cristal de Waterford. A los irlandeses les parece este lugar romántico sólo por el simple hecho de poder dar un beso y verse reflejado miles de veces en los espejos. Mil besos en uno, ¿lo probáis?.

Kilkenny: la ciudad más romántica de Irlanda sin duda. La Puerta Black Freren en Abbey Street es el último vestigio de las murallas normandas. Para los irlandeses es casi un ritual pasar bajo ellas y darse un beso. Se dice que este beso cura el pasado y augura buena suerte para el futuro. Venga, ya sabéis.

Glendalough: el valle de los dos lagos es un lugar sencillamente magnífico. Hay un antiguo monasterio que se encuentra junto a los lagos oscuros. Empinadas colinas suben todo el valle. Para algunos se trata de uno de los lugares más bellos de Irlanda. Acercaros temprano, antes de la salida del sol, o llegar por la tarde, para ver cómo el astro nada en el lago unos segundos. ¿Os vais a quedar ahí, sin daros siquiera un beso?…

– Las Islas Aran: para concluir por hoy con nuestros diez primeros lugares románticos, acabamos con un dicho irlandés. Se rumorea que hay dos cosas que se pueden hacer en estas islas. Una, construir paredes, con la gran cantidad de rocas que hay en las islas, y la otra, encargar un bebé. Ojo, lo dicen los irlandeses, no me metáis a mí en esto…

Estaos atentos, que nos quedan aún otros diez lugares románticos. Mientras, sed buenos, y las manitas quietas…

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

6 comentarios

  1. Carmen Marquez dice:

    Hola, Patricia:

    Gracias por el apunte. ¡Arreglado!

    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top