Newry, el canal de la vieja Irlanda

Vista de Newry

Sólo hace un año que Newry, en el condado de Down, en Irlanda del Norte, fue catalogada por fin como ciudad. Su nombramiento coincidió con el aumento de la actividad comercial y su orgullosa zona residencial, que se ha convertido en un importante centro de negocios británico.

Sin embargo, el pueblo georgiano de Newry no ha conocido la riqueza hace poco. A mediados de 1700 el canal Newry, el primer canal construido en las islas británicas desde tiempos romanos, corría a través de la ciudad. Fue construido para transportar carbón desde Coalisland, en el condado de Tyrone, hasta Dublín.

Debido a esta actividad comercial, Newry se convirtió en el cuarto puerto más activo de Irlanda. Se convirtió a su vez en el centro del Ulster, cuando comenzaron a funcionar los molinos de la región, las fábricas de cerveza, las salinas y una refinería de azúcar. Pronto llegó a comerciar con otros países, como Estados Unidos, Francia o Inglaterra.

El canal generó empleo y riquezas en todos los pueblos por los que cruzaba durante sus 200 años de funcionamiento, pero comenzó a decaer con la llegada del ferrocarril en 1850, y sobre todo, con el crecimiento del puerto de Belfast. A partir de 1930, Newry cerró su comercio marítimo.

Aún así, la historia ha dejado huella en la ciudad en el curso del canal. En la propia Newry han quedado en pie numerosos edificios comerciales del siglo XVIII. Entre ellos os podemos destacar el Bessbrook Model Village, construido con el famoso granito de Mourne y que albergó a los trabajadores de una industria textil.

A cinco kilómetros de Newy se sitúa el puerto de Warrenpoint, construido en 1771, que sólo se utilizó a partir del declive del canal. Se halla cerca del lago de Carlingford, en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, y hoy en día es un interesante balneario de mucho encanto.

Cerca de Newry podemos acercarnos a la antigua y amurallada ciudad normanda de Carlingford, justo al otro lado de la frontera con la República de Irlanda, a unos 9 kilómetros de distancia.

Newry es un lugar encantador, pequeño pero hermoso, que bien merece la pena visitar si estáis en el norte de Irlanda.

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top