Phoenix Park, parque en Dublín

Phoenix Park

El Phoenix Park en Dublín es un descubrimiento sensacional para niños y no tan niños. Se trata de un parque amurallado a sólo 3 kilómetros del centro de la ciudad. Hay grandes extensiones de césped, bosques, una manada de ciervos, campos para jugar al fútbol, al cricket o al polo, jardines, monumentos y el Zoo de Dublín. Pocas ciudades pueden enorgullecerse de tener una instalación de este tipo.

Durante siglos este parque fue propiedad de los representantes de los reyes de Irlanda y se utilizaba como espacio para que el rey disfrutara de la caza, razón por la que fue delimitado con un muro. Sin embargo, en 1747 se abrió al público, y desde hace más de 250 años, se ha convertido en el espacio favorito de juego para los dublineses.

Aunque hay un monumento que representa al Ave Fénix en el parque, el nombre del mismo no tiene nada que ver con aquel pájaro mitológico. En realidad sun nombre proviene de una mala pronunciación del nombre en gaélico Fionn Uisce, que significa “agua clara”. ¡Curiosidades de la lengua!…

Hay una serie de edificios interesantes por ver en el parque, por ejemplo la residencia del Presidente de Irlanda, que está dentro de este espacio aunque no está abierto a las visitas del público. También podéis ver el edificio conocido como Deerfield, la impresionante y elegante residencia del embajador americano en Irlanda.

Obelisco al Duque de Wellington

Al lado del centro de visitantes del parque se sitúa el Castillo Ashtown, mientras que justo fuera del parque, en White’s Gate, está Farmleigh, la antigua residencia de la familia Guiness, ahora propiedad del estado, y utilizada como casa donde alojar a los Jefes de Estado que visitan Irlanda. Se puede visitar siempre que no haya nadie alojada en ella.

Pero el monumento más impresionante del parque es el monumento a Wellington, un obelisco de 65 metros de altura erigido en homenaje al Duque de Wellington. Un lugar especial es la gran Cruz del Papa, que marca el lugar donde en septiembre de 1979 Juan Pablo II reunió a más de un millón de personas en su visita a Irlanda.

En el parque sigue habiendo ciervos y una manada de unos 400 ó 500 gamos, que la mayoría de las veces pueden verse pastorear en torno a la gran Cruz del Papa o en los bosques que rodean esa zona. En primavera es más fácil ver a los cervatillos, sobre todo en la zona de Oldtown Wood, en el extremo opuesto de la Cruz. Pero para ver la fauna del lugar el mejor sitio es la esquina sur occidental, donde se sitúa Furry Glen, un pequeño lago al que mejor ir acompañado por alguien que sepa del lugar.

Información práctica

El parque está abierto todo el año y no hay que pagar ningún tipo de entrada. El centro de visitantes tiene algunas exposiciones interesantes sobre la historia, flora y fauna del parque. Asimismo, hay un buen restaurante que sirve comidas durante todo el día.

También podéis acercaros al Zoo de Dublín que está dentro del parque. Si venís un domingo de verano, podéis tener la suerte de ver algún partido de polo

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top