Imaginosity, Museo de los Niños en Dublín

Imaginosity

Cualquier niño que piense que los museos son aburridos es porque no se ha acercado sin duda a Imaginosity en Dublín. Aunque, a decir verdad, yo creo que este museo encantará a todo el mundo, no sólo a la franja infantil, porque hay algunos que también nos tienen que distraer bastante en algunos museos para no aburrirnos.

Imaginosity no es un museo de la infancia con juguetes del ayer, pero sí es un museo para niños (esta distinción hay que tenerla muy en cuenta porque es fundamental). Se trata de una muy interesante experiencia interactiva, donde los niños pueden moverse libremente, participar en actividades de juego y experimentar todas las cosas por sí mismos. Van a estar aprendiendo a medida que avanzan, y todo sin darse cuenta.

El elemento central en el interior del museo es una torre de escalada, donde los niños pueden subir a una casa que cuelga de un árbol, pasando a través de un barco, un ayudante del árbol, el castillo de Rapunzel y hasta un cohete.

En la azotea hay un parque infantil, con vistas espectaculares a Dublín y al Mar de Irlanda.

En otros lugares hay otros mundos por explorar. En un jardín de velcro podemos pasar horas recogiendo frutas y hortalizas, o detenernos en la consulta de un médico para una exploración un tanto curiosa, e incluso visitar un supermercado con cajas registradoras un poco especiales, diseñadas para los niños, para que estos puedan hacer y preparar la compra para sus padres. El mundo al revés.

Imaginosity

Hay también un estudio de arte en el que tienen cabida eventos especiales y exposiciones, y un teatro diseñado especialmente para los niños. El Museo cuenta con un estudio de televisión donde los niños pueden grabar su propio Telediario o perfeccionar sus habilidades como operadores de cámara o de sonido.

El Museo está enteramente construido para llamar la atención primordial de los niños. Una parte central de la visita nos lleva a aprender de manera muy amena sobre los principios del medio ambiente. Deberemos seguir las huellas de un tejón hasta su guarida, y durante el camino, tomar contacto con la naturaleza y lo que debemos hacer para conservarla lo mejor posible.

Información práctica

La entrada para los adultos y niños mayores de 3 años tiene un precio de 8,50 euros. Los niños pequeños de 1 a 2 años pagarán 6,50 euros, mientras que los bebés de 6 a 12 meses pagarán 2 euros. Se aceptan tarjetas de crédito.

El Museo abre los lunes de 13.30 a 17.30, de martes a viernes de 09.30 a 17.30, y sábados, domingos y festivos de 10.00 a 18.00 horas.

Las visitas no pueden durar más de dos horas, sobre todo si está lleno, en especial los fines de semana, vacaciones escolares y días festivos

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top