Barrow Valley, excursión de paz y tranquilidad

El r�o Barrow cerca de Saint Mullins

Barrow Valley es un lugar encantador para aquellos que gustéis con los paseos agradables y los cruceros. Se trata de una tranquila zona virgen de Irlanda en donde quizás no llamen demasiado la atención las atracciones turísticas, sino más bien la paz y la relajación que se respira.

Es que nada más ver a las gentes que viven aquí nos damos cuenta que llevan un ritmo totalmente diferente al nuestro. Las veréis descansando a orillas del río, tomando algo o simplemente paseando. Y todo ello lejos de las multitudes turísticas, ya que no suele ser un lugar muy frecuentado ni concurrido.

Se puede llegar hasta aquí a través de un paseo en barco por el río de unos 100 kilómetros desde Lowtown hasta Saint Mullins, aunque algunos incluso lo hacen en un fin de semana a pie. El paseo serpentea a lo largo de la ribera del río, con el telón de fondo de las Montañas de Wicklow, poco a poco dando paso a las suaves colinas de Kildare y Carlow. Hay muchas ciudades y pueblos bonitos que iremos viendo en nuestro recorrido, así como viejos puentes, históricas ruinas, abadías y castillos.

Si disponéis de poco tiempo y no podéis hacer la ruta entera, yo os recomendaría que os acercarais a un tramo de unos 15 kilómetros desde Carlow hasta Bagenalstown, o los seis kilómetros a pie entre Graiguenamanagh y Saint Mullins. Los alojamientos locales, acostumbrados a acoger a senderistas, estarán encantados de ayudaros en el camino.

Para aquellos que os decantéis por el crucero, la empresa Barrowline Cruisers ofrece alquiler de barcos bien equipados. Las aguas están llenas de nutrias y martines pescadores, con maravillosos paisajes de fondo y numerosos restaurantes y bares para detenernos durante el camino junto al río. Hay además muchas actividades que se pueden hacer durante el viaje, desde pesca, equitación, golf, ciclismo, etc… Pero el principal atractivo sin duda es la extraordinaria paz y tranquilidad que se vive en la zona.

Saint Mullins es un pequeño pueblo situado en uno de los lugares arqueológicos más importantes de Irlanda, exactamente sobre los restos de un antiguo monasterio de los monjes de San Moling del siglo VII. Las iglesias, la torre y las viviendas donde vivían los monjes se extienden más allá de kilómetro y medio.

Hay también aquí cerca uno de los cementerios irlandeses más visitados y fascinantes. Por lo general no suele ser un pueblo muy visitado, con lo que la tranquilidad será extrema. A excepción del 25 de julio, día de las fiestas locales, cuando una gran multitud de habitantes de los alrededores se acerca a Saint Mullins con la intención de pasarlo bien y disfrutar.

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Top