- Sobre Irlanda - https://sobreirlanda.com -

Nombres irlandeses, dilema de siglos de historia

Nombres cristianos, apellidos, nombres para los recién nacidos… Siempre hay un enorme interés en Irlanda por el nombre que se la da a las personas, ya que muchos de ellos resultan ser muy tradicionales, y otros han ido cayendo en el desuso, aunque últimamente parece resurgir el gusto por los nombres antiguos y puramente irlandeses.

Oisín y Niamh, así como Ciam y Caoimhe, suelen ser nombres muy populares entre los irlandeses más tradicionales. Aunque últimamente, la verdad, cada vez son menos oídos entre la población. Las leyes irlandesas llegaron incluso a prohibir el uso de estos nombres, fundamentalmente los de origen gaélico. Lo que ocurrió fue que la iglesia católica irlandesa, durante muchos años, no bautizaba a ningún niño que no llevase el nombre de un santo reconocido.

Por tanto, en Irlanda es muy natural encontrarnos con algún John o una Mary en cada familia, o bien James, Patrick, Michael, Thomas, Elizabeth, Margaret, Brigitt o Anne, quizás los más populares hoy en día. De todas maneras, muchos padres tradicionales irlandeses han buscado la pronunciación gaélica de estos nombres santos. Así Cristopher se ha convertido por ejemplo en Criostóir, Margaret en Mairead o Patrick en Padraig.

Para las niñas el uso del nombre Mary se ha extendido tanto que ha llegado a tener muchas versiones diferentes, como Maire, Maureen, Maura o Molly. También es muy popular añadirle otro nombre a Mary, de modo que muchas niñas irlandesas se llaman Mary-Kate, Mary-Pat o Mary-Jo. Incluso no es muy extraño encontrar niños que tengan como segundo o tercer nombre el de Mary.

El irlandés era el idioma de las gentes, mientras que el inglés era el de las leyes y la lengua de la iglesia. Ambos idiomas tienen un papael fundamental a la hora de elegir los nombres para un irlandés. Algunos nombres fueron ingleses por mor de la ley, pero, de puertas para adentro, se convirtieron rápidamente en irlandeses. Otros se tradujeron directamente del latín o el inglés antiguo, para llevarlos a la lengua irlandesa. A veces, muchos de los nombres no tienen un origen muy claro.

Si le preguntáis a cualquier irlandés por el nombre gaélico de Charles os dirá que es Cathal, aunque muchos otros dicen que es Searlas. De ahí la confusión de la que os hablabamos antes. Desde finales de la década de 1890, los nombres tradicionales irlandeses volvieron a tener auge. A pesar de todo, no fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando los irlandeses han revitalizado su antigua lengua y han vuelto de nuevo a sus orígenes.