El Castillo de Belfast, fortaleza de los gatos

Castillo de Belfast

Cave Hill, allá en el horizonte de Belfast, ha sido desde el siglo XII la ubicación de un impresionante castillo en Belfast, aunque el actual que podemos ver hoy data de 1800. El actual castillo fue construido por el Marqués de Donegal, que comenzó con un presupuesto de 11.000 libras. Pero, a medida que fue avanzando la construcción, los costos aumentaron, y el marqués tuvo que detener las obras.

Afortunadamente, el marido de su hija, Lord Ashley, ayudó en la financiación del proyecto y pudo concluirse el castillo. La construcción final se basó en una serie de torreones y una mansión al estilo escocés, de aspecto muy sobrio, y que bien pudiera pasar por una enorme casa nobiliaria antes que por un castillo.

Hoy en día el Castillo es propiedad del Ayuntamiento de Belfast, y se usa fundamentalmente para reuniones civiles y comerciales. Un pequeño centro de visitantes a su lado ofrece una amplia panorámica de la historia de la fortaleza y sus alrededores, cuyos orígenes tienen lugar en la Edad de Piedra.

Desde los amplios y maravillosos jardines hay unas vistas excelentes de la ciudad.

Una vieja leyenda cuenta que los habitantes del castillo sólo tendrían suerte mientras viviera en el recinto un gato blanco. Cierto o no, la leyenda se puede apreciar en los jardines, los mosaicos, las pinturas y en las esculturas de gatos que se pueden ver por todas partes.

El Castillo de Belfast fue diseñado por Charles Lanyon, un arquitecto e ingeniero que influyó muchísimo en la ciudad. Aparte del castillo, fue también responsable de la construcción del edificio principal de la Queen’s University de Belfast, la House Palm en el Jardín Botánico, la Casa de Aduanas, la Biblioteca Linenhall y los puentes de Queens y Ormeau.

Información práctica

El Castillo está abierto al público todos los días de 09.00 a 18.00 horas. A veces estará cerrado por mor de algún evento que se esté celebrando en su interior, con lo que hay que estar atentos cuando lo queramos visitar.

El restaurante del castillo, por otra parte, es francamente bueno, y muy recomendable.

Sin duda que resultará una experiencia muy interesante, habida cuenta que paseando por Belfast veréis el castillo allí en la cima y no podréis resistir la tentación de visitarlo.

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

  1. Carlos de León Andrade dice:

    Y pensar que estuve en ese castillo buscando los 7 o los 9 gatos que hay que encontrar para la buena suerte. Lo cierto es que encontré como 7, pero mi buena suerte estuvo desde antes, pues nunca me imaginé estar del otro lado del planeta. Me encantó Irlanda del Norte y también Irlanda. Ahhhh y sobre todo la cerveza Guinness. Salúuuuuuuuuu

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top