Yeats Country, rincón de los besos y versos

La tumba de Yeats en Drumcliffe

Para los amantes de los libros, la literatura, y en particular de la poesía hoy os queremos traer un lugar sencillamente encantador. Difícilmente pueda haber existido en la historia de la literatura irlandesa un poeta más romántico que William Butler Yeats. Lo que se conoce como Yeats Country, en el condado de Sligo, es la zona donde se crió, donde regresó a menudo, y donde, finalmente, descansan sus restos.

Es un lugar mágico, lleno de bosques, ríos y lagos, con una costa recorrida por varias playas, enormes, de arenas blancas y altas crestas de piedra caliza. Al norte se sitúa Ben Bulben, mientras que al sur está Lough Gill, donde en el centro se halla el lago de la Isla de Inisfree, objeto de uno de los poemas más famosos de Yeats.

La zona es conocida y visitada fundamentalmente por sus relaciones con el poeta. Sus restos están enterrados en el cementerio de Drumcliffe. En su tumba se puede leer el siguiente epitafio: “Reparte un ojo frío sobre la vida, sobre la muerte. Un jinete pasa”.

Yeats visitaba frecuentemente la casa Lissadell, hogar y lugar de nacimiento de Constanza Gore Booth, más tarde Condesa de Markievicz, que fue la primera mujer en ser elegida para el Parlamento de Westminster. La casa está abierta al público de vez en cuando durante el año.

En Country Yeats, como hemos podido ver, se pueden visitar Lissadell House y el cementerio de Drumcliffe, donde está enterrado Yeats. Cerca de Drumcliffe se halla el Lago Glencar, al que vale la pena visitar por su preciosa cascada. También debéis acercaros al Castillo Parke, del siglo XVII, una casa solariega fortificada con bonitas vistas a Lough Gill.

Lago de la Isla de Innifree

Cerca de aquí podemos tomar un pequeño barco que nos lleva a la isla del Lago de Innisfree, lugar del que Yeats escribió: “Voy a tener paz, para que la paz venga cayendo lenta, pasando desde los velos de la mañana al canto del grillo”.

Al otro lado de Lough Gill, en Dooney Rock, hay magníficas vistas de Ben Bulben. Este es el lugar perfecto para tomar un pic-nic, o bien descansar. Podemos pasear tranquilamente por los bosques que hay detrás nuestra.

Muy cerca de aquí, para completar la visita y hacerla más idílica, podéis pasar la noche en The Cottage, cerca de Mullaghmore. Se trata de una antigua especie de cabaña increíblemente hermosa, bellamente restaurada, con preciosas flores en sus jardines. También podéis alojaros en Temple House, una elegante casa de campo cerca de Lough Gill, con enormes habitaciones y buena comida.

También os podemos recomendar lugares para comer en Yeats Country, como por ejemplo el Restaurante Eithna, en el puerto de Mullaghmore, especializado en mariscos y cocina local. Otro lugar muy bueno es Yeat’s Tavern, en Drumcliffe. Cerca del cementerio, fijaros qué cosas tiene el turismo, hay un pequeño salón de té que ofrece los mejores bocadillos caseros de la región.

Yeats Country es un lugar para los amantes de la literatura, sí. Pero sin duda es un rincón nostálgico y romántico, lleno de magia, que no debéis dejar de visitar aquellos que queráis vivir una sorpresa emocionante. Seguro que volvéis, tan solo por la belleza de sus paisajes, y el recuerdo evocador de los versos del gran poeta irlandés.

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top