- Sobre Irlanda - https://sobreirlanda.com -

La Isla de Scattery, siglos de mar y de historias

La Isla de Scattery es uno de los lugares más fascinantes que se pueden visitar en Irlanda, y curiosamente, no suele estar muy concurrida de turistas. Esta pequeña isla se encuentra en el río Shannon, y fue habitada desde el 534, cuando San Senén estableció allí un monasterio. La isla fue totalmente ya deshabitada en 1978.

Justo antes de la llegada de San Senén, Scattery era ya un lugar famoso por sus historias y leyendas. La población local consideraba que la isla era el hogar de un terrible monstruo llamado el Cata, una especie de serpiente de mar que parece haberle dado nombre a la isla. Otra teoría es que Scattery proviene de la palabra nórdica Scatty, que significa tesoro, justo en el momento en el que los vikingos asaltaron la isla.

A su llegada, Senén estableció pronto sus credenciales por desterrar a la serpiente y comenzó sin demora la construcción de un monasterio. Varios de los edificios de la isla se remontan precisamente a la época de Senén, incluida una torre redonda de unos 40 metros de altura, una de las más altas de Irlanda. Pero quizás su mayor legado sea el nombre del gran río por el que el monasterio lleva su nombre: el Shannon.

San Senén murió en el 544 y fue enterrado en un lugar que hoy se conoce como el Lecho de San Senén. Sin embargo, la prosperidad de su monasterio continuó durante tres siglos más, cada vez más reconocido sobre todo por la austeridad de los monjes que allí vivían.

En el año 816 los vikingos asaltaron Scattery, saqueando y matando a muchos monjes del monasterio. Regresaron en varias ocasiones después, eventualmente, hasta que se establecieron allí. La ubicación de la isla les daba un fácil acceso por río a lugares tan lejanos como Limerick, donde se mantuvieron en el poder hasta el 1100.

En el siglo XV fueron los normandos los que llegaron a Irlanda, y un poco más tarde se establecieron en Scattery, construyendo en ella un pequeño castillo. Hoy este edificio está en ruinas, aunque se ve claramente que no fue terminado completamente, por razones desconocidas.

Curiosamente, en 1588, siete buques españoles llegaron a través del Shannon y atracaron en el puerto de Scattery. Las naves estaban bastante dañadas y se apostaron aquí para reparar sus barcos. Lo que ocurrió es que no fueron realmente recibidos con los brazos abiertos. En esta época, la isla albergaba una guarnición de la reina Isabel, y aunque los españoles les ofrecieron a los ingleses un buque reparado a cambio de buenas relaciones, se les denegó, probablemente por temor a posibles repercusiones.

Durante sus siete días de estancia, los españoles se vieron en la obligación de abandonar y quemar algunas de las naves dañadas. Algunos piensan que, en el fondo del río Shannon, aún quedan los restos de aquellas antiguos buques de guerra españoles.

A la isla se puede acceder en barco desde el puerto de Kilrush, pagando un precio muy barato. . Hay una exposición de la historia de la isla en el edificio de recepción de visitantes, cerca del muelle, que os recomiendo que veáis.