La Península de Ards, el mirador de Irlanda

Pen�nsula de Ards

La Península de Ards, a 16 kilómetros al este de Belfast, se enrosca alrededor de la costa occidental de Strangford Lough. Este es un lugar de gran belleza natural, un auténtico santuario de aves. Dos carreteras cruzan la península, la A-20, la carretera de Lough, y la A-2, la carretera de la costa. Yo os aconsejo que toméis la carretera de la costa, la más interesante.

En el extremo sur de la península hay un transbordador que conecta con la terminal de ferrys de Strangford. Los ferrys salen cada media hora, entre semana de 07.30 a 22.30, los sábados de 08.00 a 23.00 y los domingos de 09.30 a 22.30 horas. No hace falta hacerse reservas. El viaje de ida suele durar unos 5 minutos y cuesta 5 libras por cada coche y conductor, más una libra adicional por pasajero.

La Península de Ards tiene muchos lugares para visitar. Uno de ellos es el Castillo de Espie, centro natural de la vida silvestre del lugar. Hay caminos señalizados a su alrededor para poder contemplar las aves. A 2 kilómetros al oeste de Strangford se halla el Castillo de Ward, una gran casa señorial que data de 1760, con jardines, bosques y lagos. Hay un teatro en el interior del patio que alberga conciertos de ópera en verano.

Debéis visitar sin duda las impresionantes ruinas de la Abadía Grey, en medio de un hermoso paisaje, ideal para tomar el aperitivo. Fue fundada en 1193 por los monjes cistercienses, y alberga una de las primeras iglesias góticas de Irlanda. Cerca de aquí se halla el impresionante dolmen de granito Legananny, en la vertiente sur de Slieve Croob. Se trata sin duda de uno de los dólmenes más fotografiados de Irlanda, y hay que verlo de cerca para apreciar su tamaño.

En la costa oriental de Strangford Lough se halla Mount Stewart House, una casa del siglo XVIII, con sus exuberantes jardines, que contienen una impresionante variedad de plantas raras e inusuales. Una de las atracciones más curiosas es el rincón monástico de Nendrum, oculto en una pequeña isla. Data del siglo V, y muestra antiguas iglesias y una torre redonda. Hay murallas concéntricas y un reloj de sol.

Por último visitaremos el Castillo de Portaferry, una pequeña torre del siglo XVI que, junto con otra torre en Strangford, controlaba el tráfico de barcos de esta zona. Vale la pena acercarse a su centro de visitantes y conocer un poco la historia de este monumento.

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top