La Ruta de Western Way en Galway y Mayo

Bah�a de Killary

La Western Way es una ruta senderística que ofrece la esencia del oeste de Irlanda, con maravillosas vistas panorámicas al mar y a las tierras verdes de la región, románticas ruinas de abadías abandonadas, explorando los condados de Galway y Mayo. ¿Os apetece recorrerla con nosotros?. No os arrepentiréis…

Comenzamos al oeste de Galway, cerca de Oughterard, a orillas del Lago Corrib. Desde allí nos dirigiremos al oeste de Connemara, y continuaremos hasta el extremo septentrional de la península de Mayo. La ruta abarca 170 kilómetros en total, y termina justo al este de Ballina. Se puede ampliar la ruta a través de los caminos de Foxford hasta llegar a Castlebar, atravesando Lough Conn. En Castlebar hay un Festival de Senderismo, que se celebra cada junio o julio durante cuatro días, una buena excusa para visitar la región.

En Connemara el paisaje está dominado por montañas, como Twelve Bens y Maamturks. Sin embargo la pendiente de los caminos es de grado medio, por lo que en todo momento disfrutaremos del paisaje sin que el recorrido se haga pesado. Las vistas de la costa dominan la totalidad de la ruta, desde el fiordo de Killary hasta la Bahía de Clew, pasando por Downpatrick Head.

La costa occidental de Irlanda está bañada por el Océano Atlántico y la corriente cálida del Golfo, por lo que la temperatura de la zona no es ni demasiado caliente ni demasiado fría. De abril a octubre es la mejor época para hacer esta ruta, ya que el clima es más fiable en primavera y verano, y hay muchas más horas de luz natural.

La Western Way en el condado de Galway está dominada por Lough Corrib y el Parque Nacional de Connemara. El lago Corrib, el más grande de Irlanda, forma un precioso estuario en la Bahía de Galway, y es muy bueno para la pesca del salmón y la trucha. Aquí veremos el Castillo Aughanure, cerca de Oughterard, torre del siglo XV que ofrece preciosas panorámicas del lago.

Bah�a de Clew

El Parque Nacional de Connemara se halla al noroeste del lago, y para llegar a él hay que viajar río Joyce arriba. Twelve Bens y varios picos delimitan los contornos del parque. La zona ofrece excelentes paseos . El Centro de Visitantes está abierto desde abril a mediados de octubre, aunque el parque está abierto durante todo el año.

El Western Way deja Connemara y el condado de Galway en el puerto de Killary, el único fiordo de Irlanda. Se trata de una estrecha entrada de 16 kilómetros tallada por un glaciar. Es posible seguir en el condado de Galway, sin entrar en Mayo, bordenado el Lago Derryclare al oeste y caminar cerca de la costa y de las islas.

Una vez en Mayo la ruta se dirige hacia el norte desde Killary y Leenan a través de las colinas de Sheefry hasta Croagh Patrick. Esta montaña lleva el nombre del patrón de Irlanda, ya que existe una leyenda que cuenta que San Patricio ayunó aquí durante 40 días. Una pequeña capilla en la cima conmemora esta leyenda, y ofrece unas maravillosas vistas de la Bahía de Clew y sus islas.

Al noreste de Mayo las leyendas continúan en el cementerio de Doonfeeney, cerca del tranquilo pueblo de Ballycastle y Poulnachantinny. Dicen que las hadas suelen frecuentar las tumbas de este cementerio. Aquí cerca se halla el mítico agujero de Downpatrick Head, que, según cuenta otra leyenda, se originó tras una lucha entre San Patricio y el Diablo.

Desde Killala a Ballina, a lo largo del estuario del río Moy, podemos encontrar las ruinas de tres abadías que muestran las luchas entre los protestantes y los católicos. Rathfran es una abadía que data del siglo XIII, Moyne del siglo XV, de la misma época que la abadía franciscana de Rosserk. Desde Ballina se puede hacer un pequeño desvío hacia el este para contemplar el Lago Talt, para completar nuestra ruta de la mejor manera.

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top