Senderismo en Irlanda

Faro en la costa de Donegal

Hacer senderismo, en cualquier terreno, es muy agradable, Pero, si tenemos la oportunidad de encontrarnos con montañas escarpadas y vistas verdes, la experiencia puede ser mucho más extraordinaria. Eso es lo que podemos encontrarnos en un país como Irlanda.

Tanto para los más experimentados como para los que nunca han practicado el senderismo, Irlanda tiene mucho que ofrecer. Los escarpados acantilados pueden ser las rutas más difíciles, mientras que los paseos por los verdes valles son las más suaves. Sin duda que Irlanda bien se merece un buen paseo para contemplarla. En cualquier oficina de turismo os ofrecerán muchos paquetes turísticos en este sentido.

Hay rutas guiadas de senderismo que ofrecen mapas que clasifican las rutas en leves, moderadas y difíciles. Las visitas guiadas están encabezadas por un guía, y pueden durar hasta una semana, e incluso algunas más. Los grupos en las rutas suelen estar formados por 8 ó 14 personas. La mayoría de los paquetes turísticos incluye el transporte del equipaje desde el aeropuerto, comidas y animación.

Las rutas más interesantes son las que nos llevan a ver las olas rompiendo en las orillas de Donegal, o los castillos en los horizontes de Galway y Mayo, así como la apacible costa de Dingle y las huellas celtas en Kerry, cerca de Tralee. Tampoco se nos puede pasar por alto una ruta que contenga una paseo más allá de Lisdonnvarna.

Dingle Way

A veces también existen rutas independientes, que nos proporcionan una ruta, el transporte del equipaje y el alojamiento, pero nos dan la libertad de explorar la zona por nuestra propia cuenta, en un tiempo de siete a diez días. Unas vacaciones destacadas de este tipo podrían ser las rutas que recogen Kerry Way, Dingle Way y el West Cork.

Curiosamente, también hay rutas de senderismo sólo para mujeres, con todas las ventajas de una visita guiada. Algunas de las rutas más interesantes pueden ser las de Kerry Way, o las espectaculares vistas de la costa irlandesa de Dingle Bay o un viaje en barco a la isla de Skellig, que fue habitada en su momento por monjes irlandeses en el siglo VIII.

Hay rutas también más cortas, de apenas cuatro o cinco días, sobre todo para la gente un poco más mayor. Una de estas rutas es la que se inicia en el encantador pueblo de Glenbeigh, en el condado de Kerry, e incluye un paseo por el Parque Nacional de Killarney. De noche se puede disfrutar del sabor del whisky irlandés mientras se oye música celta tradicional.

Otros destinos populares que podéis seguir son las Montañas de Mourne, uno de los paisajes más impresionantes de toda Irlanda, la isla de Rathlin, al noroeste de Irlanda, un lugar maravilloso para ver aves, y sobre todo el Ring of Kerry, que ofrece una amplia gama de rutas de carácter difícil para los más experimentados senderistas.

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top