Una visita de domingo a Belfast

Donegal Square

Llegamos la mañana del domingo a Belfast y, a pesar de ser agosto, unas gotas de lluvia fría nos dieron la bienvenida. Donegal Square es el centro de la ciudad, y allí vimos el Ayuntamiento de estilo victoriano. Fue construido en piedra de Portland entre 1896 y 1906, siendo sus interiores de mármol. Rodeado de un bello parque, el edificio está coronado por una gran cúpula de cobre.

Tenéis que pasear por sus alrededores, para ver las estatuas de personajes ilustres. Yo sólo pude reconocer a la reina Victoria, cosas de la incultura irlandesa que llevaba. En el lado este hay un maravilloso grupo escultórico en homenaje a las víctimas del Titanic.

La siguiente de nuestras paradas fue la Iglesia Católica de San Malaquías. Para llegar a ella vamos hacia el sur de Donegal Square, para cruzarnos con May Street. Desde allí, a pocos metros se halla Alfred Street, donde se halla precisamente la Iglesia de San Malaquías. Realmente no pudimos entrar, debido a la misa del domingo, sin embargo ya la fachada mereció la pena.

La iglesia fue construida en 1844 en estilo gótico, con ladrillo rojo oscuro y finas torretas. El techo del interior es una copia de la capilla de Enrique VII de la Abadía de Westminster.

Opera de Belfast

Desde la Iglesia de San Malaquías caminamos hacia Clarence Street, para llegar al Crown Liquor Saloon, en Great Victoria Street. Para mí resultó ser uno de los mejores pubs de Irlanda, ideal para tomar algo. Pero si queréis comer, lo mejor es hacer una reserva. Echar antes un vistazo a la cerámica italiana que cubre el exterior, y prepararos para sorprenderos al entrar.

Desde la calle del Crown Liquor Saloon llegamos al moderno edificio de cristal y ladrillo del Europa Hotel, y a su lado el espléndido edificio de la Ópera. Este último se reabrió en el 2006, tras una restauración de más de nueve millones de libras. Me ecnató su fachada de color blanco algodón.

Continuamos más allá de la Ópera, y giramos a la derecha de Howard Street, para regresar a la Donegal Square. Como véis, fue un recorrido tranquilo, de apenas una hora de duración, sin contar con el almuerzo.

Quisimos seguir caminando un poco más, y visitamos el Centro de Visitantes en la misma plaza, para reservar una visita en el Bus turístico de Belfast. Resulta muy interesante, no sólo por recorrer la ciudad, sino porque os llevan incluso a la Calzada de los Gigantes. La excursión sale diariamente a las 09.30 y regresa a las 18.30 horas.

La verdad que disfrutamos de nuestro domingo en Belfast, aunque luego, al llegar al hotel, descubriera que nos perdimos el Jardín Botánico. De todas maneras, el día tampoco acompañaba mucho, y el autobús nos sirvió para conocer la zona norte de la ciudad, donde se halla la Catedral de Santa Ana. Se tardaron 80 años y siete arquitectos en construirla. A nosotros nos costó apenas unos minutos disfrutarla, y un día en recorrer Belfast.

Foto 1 Vía Flickr

Foto 2 Vía Seavision

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top