Castleward, el castillo de la opera

Castleward

Un castillo no tiene porque ser méramente un edificio que genere visitas turísticas y se destine a preservar el pasado de un pueblo. Puede ser reorganizado para acoger todo tipo de actividades y tener unas utilidades de lo más variado. Eso lo saben bien en Irlanda donde los castillos, fortificaciones medievales y edificios con solera de varios siglos salpican el verde paisaje de sus praderas.

Por ello nos podemos encontrar con antiguos inmuebles que, actualmente, tienen otro tipo de utilidades. Es lo que ha ocurrido en Strangford Lough, región conocida por sus grandes extensiones de praderas, y donde uno de sus edificios ha sido recuperado para albergar un intenso ciclo de ópera. Se trata del CastleWard, que pertenecía al estado, y que en 1985 se reconvirtió hasta convertirse, en sus primeros años de andadura, en uno de los mayores referentes culturales de Irlanda del Norte.

La Fundación CastleWard surgió con la idea de crear un pequeño espacio en el que tuvieran cabida los amantes de la ópera, que además disfrutarían de ella en un privilegiado entorno natural. Actualmente, y dado que las circunstancias meteorológicas son un fuerte condicionante, desarrollan un ciclo musical durante los meses de mayo y junio, pero dado que la temporada turística por excelencia es el verano se centra en esta época otra de sus iniciativas más destacadas, en la que se combinan representaciones operísticas con lo mejor de la cocina local, de tal modo que es un evento que goza de muchos entusiastas.

Para poder disfrutar de cualquiera de las producciones que ofrece CastleWard basta con adquirir las entradas (entre 42,5 y 57.5 libras) y debe hacerse con suma antelación, dado el gran interés que suscitan. Sin embargo, para garantizar que se puedan seguir desarrollando los actos musicales es precisa la colaboración de cientos de patronos, beneficiarios y amigos de la fundación, que aportan diversas cantidades, lo que les permite tener unas u otras.

Las colaboraciones van desde las 20 libras al año a las 750 libras en cinco años. Si acudís a una de sus representaciones debéis abandonar el look de turista y poneros vuestras mejores galas. Eso sí, tener en cuenta que la obra se desarrollada al aire libre (protegida de la lluvia).

Aunque no os atraiga la ópera, o visitáis Irlanda del Norte fuera de temporada, merece la pena visitar CastleWard y las colinas que rodean al antiguo edificio. Se encuentra en Strangford Lough, una gran extensión verde que dista 10 kilómetros de la ciudad más cercana, Downpatrick.

Como os habréis imaginado no hay ningún tipo de transporte público que llegue hasta Castleward, por lo que si no contáis con un vehículo propio va a ser preciso que alquiléis uno o ir en taxi desde Downpatrick. Si os encontráis en Belfast una excursión por el condado de Down es una opción recomendable, dado que dista apenas tres cuartos de hora de la capital de Irlanda del norte.

Foto Vía Flickr

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top