El Schoolhouse Hotel en Dublín

Schoolhouse Hotel en Dublin

A mí Dublín me pareció una ciudad íntima, muy relacionada con la historia de Irlanda. Divertida, animada, un lugar especial que bien merece una visita. Si estáis planificando un viaje a Dublín, os recomiendo desde ya alojaros en el Schoolhouse Hotel, en Ballsbridge. Esta reconvertida escuela victoriana está situada justo al lado del Gran Canal. Realmente es única, diferente y acogedora, a sólo diez minutos del centro.

Este hotel coincide plenamente con el encanto irlandés. Cada habitación lleva el nombre de un famoso escritor irlandés. Abrir la puerta de la habitación 331, que lleva el nombre de Frank O’Connor, y encontraréis alfombras de lujo, muebles de roble, y un impresionante y romántico cuarto de baño. Todas las habitaciones son muy íntimas y agradables, con un ambiente victoriano encantador.

El restaurante y el pub de Schoolhouse Hotel también es encantador. Ofrece una comida excelente y un lugar ideal para degustar una buena pinta de cerveza o un buen vino. Hay incluso un patio al aire libre para disfrutar del entorno cuando el clima lo permite.

Si además regresáis cansados de estar todo el día de compras o visitando las atracciones turísticas de Dublín, nada mejor que relajarnos en el spa del hotel. Además, desde el propio hotel os pueden dar indicacipones sobre las mejores rutas e itinerarios a seguir en la ciudad. El servicio es magnífico, y el trato a los clientes lo mejor.

Aunque el Schoolhouse Hotel no se halla precisamente en el centro de Dublín, está lo suficientemente cerca como para desplazarse hasta allí. No gastéis dinero alquilando un coche, ya que conducir en Dublín no es muy recomendable. Las señales de las calles no se ven muy bien, y el río Liffey, que atraviesa la ciudad, puede ser un quebradero de cabeza para los que no estéis familiarizados con las calles de Dublín.

La ciudad es muy compacta, y la mejor manera de recorrerla es a pie. En el hotel os pueden dar un mapa y un callejero. Otra alternativa para llegar al centro desde el Schoolhouse Hotel es el transporte público. Hay muchos autobuses, incluidos los autobuses turísticos de dos pisos. Los taxis son tambiçen muy recomendables.

En definitiva, una estancia en el Schoolhouse Hotel de Dublín os hará mucho más ameno vuestro viaje a Dublín. Seguro que os encantará y os introducirá mucho más en el ambiente tradicional irlandés.

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top