Cafe en Seine, la mejor cafeteria de Dublin

Si vais a viajar a Dublín lo que menos pensaréis es en donde tomar café. Eso antes de partir de aquí, pero si sois aficionados puede que tras unos días de estancia echéis de menos un buen café con leche. Los irlandeses son mucho más dados a tomar té, por lo que el café que suelen ofrecer en los establecimientos difieren mucho del que solemos tomar aquí. Lo hacen con más agua y resultado menos cargado que al que estamos acostumbrado. Ante esa situación los Starbuck’s son una buena opción, aunque no nos engañemos, no son una cafetería.

Así que si un día no podéis más con el mono de café o queréis visitar un local verdaderamente bonito no dejéis de pasar por el Café en Seine. A la vista de este nombre me imagino que ya lo habréis adivinado. Es un café francés, lo fue en sus orígenes, y mantiene la esencia de los establecimientos parisinos en el siglo XIX.

El olor a café, unas cuidadas mesas, una decoración impoluta y unas vidrieras preciosas hacen que el local anime al visitante a entrar, incluso aunque no quiera tomarse un café. Estando en su interior es como si uno retrocediera un siglo atrás en el tiempo y se trasladase a Francia. Por ello los dueños del establecimiento cuidan hasta el más mínimo detalle para no romper ese encanto.

El Café en Seine se encuentra en Grafton Street, muy cerca de la zona comercial de la capital de Irlanda, por lo que después de una tarde de compras resulta reparador poder disfrutar de un auténtico café y, además, en un marco inigualable. Además, y como suele ser tradicional en los pubs irlandeses, ofrece al visitante la posibilidad de comer allí, bien sea un sandwich o una sopa que reconforte el cuerpo en los días de frío.

Los viernes y los sábados el Café en Seine cierra antes sus puertas, por la tarde, ya que vuelve a abrirlas durante la noche. No lo hace como cafetería parisina, sino como sala de fiestas. Un pequeño salón en el que se puede disfrutar del baile. Durante los fines de semana es habitual que organicen eventos diferentes, relacionados con fiestas de cumpleaños o determinadas bebidas.

Eso sí, una recomendación: ir pronto, antes de la hora oficial de apertura, porque se suelen formar importantes colas a la puerta ya que, dadas las escasas dimensiones del local, el aforo es muy limitado. No deja de ser una buena alternativa nocturna a Temple Bar, la zona de pubs más conocida de Dublín.

Actualización 2018: CERRADO PERMANENTEMENTE

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

  1. silvia dice:

    Es de visita obligada, es espectacular

  2. moe dice:

    Quién haya escrito esto no tiene ni idea de lo que dice. Lo primero es que el local no está en Grafton si no en su paralela Dawson Street. Y el local es cierto que es muy bonito pero no tiene personalidad, pues la música la ponen sin criterio alguno y la mayoría son turistas. Y no cierra por la tarde ni se forman colas para entrar, el local es enorme y se suele llenar de gente pija a escuchar la peor música comercial.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top