Cork adelanta a diciembre el Carnaval

carnaval de Cork

“Estos romanos están locos”, decía habitualmente Astérix en los cómics. Esta frase podría extrapolarse a los irlandeses en algunas ocasiones. Sus ganas de fiesta llegan a sorprender en ocasiones a propios y a extraños y no dejan de resultar curiosas para quienes no estamos cerca de aquellas tierras. Uno de esos eventos, que podrían considerarse como excentricidades en el resto del mundo, es la celebración de un Carnaval el próximo 26 de diciembre.

Y es que parece que algunos no tienen suficiente con celebrar la Navidad en Cork. Es por ello que con motivo de la celebración de la onomástica de San Esteban se celebra en sus calles el Carrigaline Carnaval, una festividad que en el resto del mundo suele celebrarse en febrero o, incluso en verano para aprovechar el buen tiempo. Se engloba dentro del Wren Boys Street Festival, en el que participan músicos tradicionales, cantantes y bailarines luciendo trajes de vivos colores y sombreros de paja para que todos disfruten.

El Carnaval se desarrolla durante las primeras horas de la noche por las calles principales de la ciudad de Cork. Músicos tradicionales y bailarines salen a las calles y ocupan el lugar de los coches, que deben optar por rutas alternativas. Mientras son miles las personas que se arremolinan en las aceras y las ventanas de las casas para disfrutar del espectáculo. El desfile se complementa con la presencia de varias parejas de perros y más de un centenar de caballos.

La actividad es organizada por el grupo Owenabue Valley Traditional, que cuenta con la animación de los conocidos Wren Boys, formación que se dedica a animar todo tipo de fiestas y celebraciones en las que se les contrate. La curiosidad del Carrigaline Carnaval, aparte de la propia fecha en la que se celebra, es que la gente de Cork forma parte del mismo aunque sólo sigan el desfile de las calles. Y es que al coincidir con las celebraciones navideñas aprovechan para sacar sus sombreros y ropas más coloristas con los que animar un paisaje que debería ser mucho más deslucido a causa de las bajas temperaturas de los últimos días de diciembre.

Aunque no pudiera parecerlo el objetivo con el que se formó el Owenabue Valley Traditional es el de mantener las costumbres de antaño de la gente que vivía en Cork. Además de este peculiar carnaval organizan semanalmente actuaciones que suelen desarrollarse en la intimidad de la asociación. Los bailes y la música tradicional son los elementos que aspiran preservar, y evitar que caigan en el olvido. En ello trabajan actualmente cerca de medio centenar de personas.

Foto Vía Owenbaue Group

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top