La península de Inishowen en Donegal

Malin Head

La península de Inishowen, a veces azotada por el viento, es un hermoso rincón en la parte superior del condado de Donegal, en la esquina noreste de Irlanda, un lugar en el que, dicen, que de noche está iluminada ya por las luces de Irlanda del Norte.

Muchos de los que entran en Irlanda desde el Ulster, a través del aire o los ferries, los hacen a través de Letterkenny, para contemplar los mejores atractivos de esta parte de la costa. La mayoría de los turistas que llegan hasta Inishowen lo hacen desde Derry y Belfast, y a decir verdad, mucho vienen aquí para jugar al golf. Aunque también los hay que vienen atraídos por los conocidos lagos Foyle y Swilly.

El pequeño pueblo pesquero de Greencastle es uno de los principales atractivos de Inishowen. Aquí veréis el Museo Marítimo de Inishowen y el Planetario. En ambos encontraréis exposiciones de barcos, artículos rescatados de algunos naufragios y hasta un lanzador de cohetes.

El lago Foyle está íntimamente ligado a la historia de la Segunda Guerra Mundial, ya que se convirtió en base naval para proteger los convoyes que se dirigían al Atlántico Norte. En el Museo Marítimo no olvidaros de ver la curiosa carta que, en 1950, el airado farero le escribió a su jefe, en la que le hacía constar que se trataba del peor faro que había conocido en sus treinta años de servicio.

Acercaros con los niños hasta el Planetario el último domingo de mes de primavera o verano, ya que se suelen hacer simulaciones de lanzamientos de cohetes que divertirán a los más pequeños.

Otros lugares interesantes a visitar en Inishowen son la antigua fortaleza de An Grianan Aileach, cerca de Burt, el Museo Militar de Fort Dunree y el Museo de Doagh, relacionado con la hambruna irlandesa del siglo XIX.

Pero sin lugar a dudas, el golf sigue siendo una de las principales razones para visitar Inishowen. El campo de golf más interesante de la zona es el de Ballyliffin, que ofrece espectaculares vistas de Glashedy Rock y, algo más allá, Malin Head. Este campo de golf fue diseñado nada más ni nada menos que por Nick Faldo.

Las vistas son impresionantes mientras estáis echando una partida. Y si lo vuestro no es el golf, tomaros una pinta de Guinness desde el mismo hoyo 19, otra de las grandes experiencias que disfrutaréis.

Ya por último, cerca de aquí, en Buncrana, hay un hermoso paseo a través del lago Swilly, más conocido como el Lago de las Sombras. El esplendoroso paisaje escénico os dejará claro el porqué los celtas llamaban a este lugar el paraíso de Irlanda.

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top