Visitando el condado de Leitrim

Leitrim

Irlanda está llena de pequeñas localidades encantadoras que hacen que cuando uno las visita se siente como en casa. De algunas ya os hemos hablado con anterioridad, pero hoy vamos a centrarnos en una con una característica peculiar.

Se encuentra en Irlanda, pero hace frontera con Irlanda del Norte, por lo que es fácil llegar a ella desde cualquiera de las dos Irlandas. Se trata del condado de Leitrim, ubicado en la provincia de Connacht.

Está considerado como uno de los espacios más tranquilos de Irlanda, a lo que ayuda la existencia de varios ríos que transcurren en el entorno de las localidades y ofrecen una atmósfera más relajada de la vida en Leitrim. Los ríos son parte fundamental de este condado, ya que en el se encuentra Carrick-on-Shannon, la localidad que es considerada como la capital de los cruceros en barco de Irlanda.

No sólo son viajes para admirar el paisaje, sino que se ofrece la posibilidad de pescar en alguno de ellos.  La brema, la carpa, la tenca, el lucio, la perca, las anguilas, el salmón atlántico, la trucha de mar y el reo son algunas de las especies que se pescan en el condado. Siguiendo con la relación de Leitrim y el agua hay que destacar la belleza del pueblo pesquero de Dromod, que limita con los lagos Bofin y Boderg.

No sólo debéis visitar los ríos del condado, sino que hay otros lugares históricos que merece la pena visitar. El castillo Parkes, a orillas del lago Gill, es uno de los más bonitos de Irlanda. Se ha restaurado en una casa palaciega para devolverle la magnificencia del siglo XVII. Deteneos en la espléndida forja tradicional y un acogedor salón de té.

El Museo del Pueblo de Kinlough permite conocer cómo se vivía siglos atrás en Leitrim, incluso uno puede pasarse por el bar y la cocina, que están reconstruidos simulando como debían ser a la vieja usanza. En el Centro de Patrimonio de Drumkeeran también se puede recordar el pasado. Se trata de una granja tradicional irlandesa que ha sido reconstruida como casa rural y en ella se puede aprender todo lo que se hacía allí antaño.

Otra granja peculiar y que merece la pena ser visitada es la de Swan Island, a orillas del pintoresco lago Garadice. En ella los niños pueden conocer los animales, de los que hay más de 50 especies de razas tradicionales y exóticas. También cuenta con una zona de juegos y puerto deportivo.

Foto Vía Flickr

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top