- Sobre Irlanda - https://sobreirlanda.com -

Los jardines japoneses de Kildare

Irlanda es un país de verdes montañas, angostos valles y abruptos acantilados. Sin embargo, en la Isla Esmeralda no todos los paisajes son así. Hay un lugar que escapa a esa típica imagen irlandesa. Un remanso de paz y tranquilidad que nada tiene que ver con las instantáneas que se reproducen en fotografías y postales. Estamos hablando de los Jardines Japoneses de Kildare.

Se trata, como decíamos, de un pequeño oasis que sorprende a todo aquel que lo visita. Y es que, para comenzar, se encuentra en un valle. El caminante va ascendiendo un camino y piensa que continuará así hasta que se encuentra con estos jardines. Se encuentra en Tully, en el condado de Kildare.

Sus orígenes se remontan a principios del siglo XX y de la mano de Lord Wavertree, un hombre adinerado que fascinado por el estilo oriental decidió trasladar a Irlanda lo mejor de la cultura japonesa.

Desde entonces estos jardines se han convertido en una de las máximas expresiones del Japón más idílico. En este espacio se pueden ver las mismas plantas, piedras y adornos que se pueden encontrar en el país oriental.

No faltan tampoco elementos tales como los bonsais o una casa de geishas, que creo un paisajista japonés. Tassa Eida, quien viajó con su familia a Irlanda en la época eduarniana durante los cinco años que tardó en dar forma al jardín. Para ello tuvo que trabajar con un grupo de medio centenar de jardineros profesionales. Actualmente su mantenimiento corre a cargo de numerosas personas.

La fama que alcanzó Tassa Eida con la confección de este jardín fue tal que, una vez acabado, se trasladó a Londres para crear otro similar. Además, su hijo continuó con el trabajo del padre, convirtiéndose en otro afamado paisajista.

Los jardines japoneses expresan ideas, son composiciones simbólicas. En el caso de los de Tully estos expresan las vicisitudes en la vida de un hombre, desde la cuna hasta su tumba. Se trata de uno de los lugares de obligado recorrido para quienes visitan el condado de Kildare. Además, se encuentran a apenas unas 25 millas al oeste de Dublin, por lo que es fácil acercarse a ellos desde la capital irlandesay.

Las instalaciones abren todos los días desde Pascua hasta octubre y hay una tienda de regalos y un pequeño vivero gracias al cual uno puede llevarse las mismas plantas que allí crecen y probar a diseñar su propio jardín japonés en casa.

Foto Vía Informatique