La leyenda irlandesa sobre el arco iris

Arco Iris

El arco iris es uno de los fenómenos meteorológicos que existen, por no decir que el que más. Da igual que su aparición signifique que minutos antes ha llovido, porque en cuanto empieza a asomar a todos se nos coloca, de modo inmediato, una sonrisa en la cara.

Pues, como os habréis imaginado, hoy no vamos a hablar de los arcos iris y su belleza ni de cómo y por qué se forma, sino que, estando en un blog sobre Irlanda, ya os habréis imaginado que existe una leyenda entorno a su existencia.

Lo cierto es que esta historia presenta varias similitudes con otras de países con antecedentes celtas y de las que se valían antiguamente para explicar su aparición.

Los leprechauns, esos duendes de barba pelirroja de los que ya os hablamos en anteriores ocasiones, son parte importante de esta leyenda. Vamos a ir un poco más allá, ya que era habitual que los adultos aleccionasen a los pequeños a ir detrás del arco iris. Lo más probable es que lo hicieran porque la aparición de este fenómeno meteorológico significaba que los más pequeños ya podían volver a salir a la calle a jugar, una vez que hubiera escampado.

Es por ello que los adultos se valían de uno de los personajes más populares de la mitología irlandesa. Les decían a los niños que si alcanzaban el final del arco iris encontrarían la gran olla en la que los leprechauns guarda muchas monedas de oro, las que constituyen su gran tesoro. Eso sí, en el caso de dar con el, hay que ser muy espabilado, porque estos seres se caracterizan por ser muy listos y esquivos y, si consiguen desaparecer una vez, será muy complicado conseguir que se dejen volver a ver.

Y esto se debe a que, supuestamente, sólo se hacen visibles ante los humanos cuando un arco iris une el cielo con la tierra. Son tan avariciosos que, por miedo a perder su gran tesoro, no salen de su escondite salvo en contadas ocasiones.

Eso no quita para que actualmente la imagen de los leprechauns se repita y aparezca impresa en prácticamente todo tipo de souvenirs, desde camisetas a pins o jarras de pintas de cerveza. Se han convertido, junto a los tréboles, en uno de los mayores símbolos de la mitología irlandesa, especialmente en estos días, cuando se celebra el Día de San Patricio en medio mundo, por no decir el mundo entero.

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

  1. El Bambi dice:

    Quizás habrás visto en mi blog la referencia que hice al arcoiris a través de la canción del Mago de Oz, que reproduje en la versión de Celtic Woman. Muy buena nota. Saludos.

  2. lucia rodriguez dice:

    me encanto la publicacion. gracias

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top