Youghal, pueblo con encanto en Cork

Youghal

Cork es la segunda ciudad de Irlanda y en su condado pueden encontrarse algunas de las localidades más pintorescas y con encanto de toda la isla. Así, no es de extrañar que sea uno de los principales destinos para los que visitan la Isla Esmeralda.

Por si aún no conocéis lo que os podéis encontrar en estas tierras vamos a hablaros de una de sus localidades más destacadas. Es Youghal, un pueblo costero en cuya playa hay algunos, los más aventureros, que atreven a bañarse en la temporada estival.

Precisamente su ubicación hizo que, hace décadas, la pesca fuera, junto con la industria, su principal motor económico. Ya no lo es tanto, y el lugar que ocuparan las lanchas de pesca ahora lo llenan embarcaciones de recreo. Los años pasan y las cosas cambian, pero el río Blackwater, en referencia al tono oscuro de sus aguas, sigue siendo uno de los máximos referentes de esta localidad de Cork.

Incluso hay una torre en Youghal llamada Torre del Agua, aunque es más conocida como la Torre de Cromwell. Recibe este nombre porque fue por ella por donde salió de la localidad este duro protestante. Se considera que fue el que inició la limpieza étnica. El odio que generó entre los vecinos de Youghal fue tal que, dos años después de su muerte, sacaron a su cadáver de la tumba y lo sentaron en el banquillo. Juzgaron a su esqueleto, fue declarado culpable por los crímenes cometidos y condenado a muerte. Se llegó a escenificar su ahorcamiento.

Youghal

Es uno de los episodios históricos más destacados de la ciudad, pero no todas sus referencias son tan lúgubres como esta. La iglesia de Saint Mary es otro de los edificios más antiguos de la localidad irlandesa. Sus jardines acogen el viejo cementerio de la localidad, en el que pueden encontrarse tumbas con cuatro o cinco siglos de antigüedad.

Otro edificio con solera es la Torre del Reloj, que data del siglo XVIII, y que no sólo es un espacio emblemático de Youghal, sino punto de encuentro de sus vecinos. Merece la pena visitar, aunque sea por fuera, el caserón que perteneció a Walter Raleigh, el hombre que introdujo las patatas en Irlanda, procedentes de España. La vivienda es del siglo XVI.

Y la curiosidad cinematográfica de esta localidad la encontramos junto al muelle pesquero. Allí se encuentra el pub Moby Dick, donde podéis disfrutar de una deliciosa beamish, la cerveza de Cork. El nombre del local sirve para recordar que fue allí donde se rodó, en los años 50 la mítica película del mismo nombre.

Foto Vía Kman999

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top