Las merrows, las sirenas irlandesas

Cork

Los merrows son unos peculiares seres mágicos que, según la tradición celta, viven en Irlanda. Son fundamentalmente del género femenino, habitan en el mar y se han hecho amantes de varios vecinos de localidades costeras, por lo que se les suele considerar como unas sirenas propias de Irlanda, aunque en realidad no son tan dóciles y amigables.

Como os decíamos, es muy extraño encontrar a alguno del género masculino. En ese caso se les llama tritones y se definen como feos y pequeños, con características similares a las de los cerdos y dientes largos y puntiagudos. Los merrows, cuyo nombre significa literalmente camarera del mar, se distinguen de los humanos en que sus pies son más planos y tienen en sus manos una cinta fina entre los dedos.

A pesar de que se les equipare con las sirenas, no os creáis que son agradables con los humanos. Como buenos miembros que son de los Sidhe, o el mundo de hadas irlandesas, los habitantes de Tir de Thoinn (la tierra bajo las olas) tienen una natural antipatía hacia los humanos. En algunas partes de Irlanda se les considera mensajeros de la condenación y la muerte.

Además, los merrows tienen ropa especial para que les permiten viajar a través de las corrientes oceánicas y que cambia en función de la zona del país en la que se encuentren. En Kerry, Cork y Wexford usan una gorra roja hecha de plumas pequeñas, llamada druith cohullen. Sin embargo, en las aguas más al norte viajan envueltos en mantos de piel de foca, teniendo en la apariencia y atributos de estos animales marinos.

Con el fin de llegar a tierra, el merrow abandona su gorra o capa, por lo que cualquier mortal que encuentra estos complementos tiene poder sobre ella y los merrows no pueden volver a la mar hasta que los recuperan. Un pescador puede convencer a uno de estos seres de la mitología irlandesa de casarse con el ocultándole sus prendas. Estas novias suelen ser muy ricas, con fortunas de oro robadas en los naufragios. Pero una vez que el merrow recupera su ropa retenida su deseo de volver al mar tan fuerte que acaba abandonando a su familia.

Muchos habitantes de zonas costeras se han convertido en amantes de merrows. Se considera que hay varias familias irlandesas que son el resultado de tales uniones. Es el caso de los O’Flaherty y O’Sullivan, de Kerry y los MacNamaras, de Clare.

Foto Vía Pallotron

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

  1. aurora vivero dice:

    pero las sirenas existen y no se vuelven humanos y si se volvieran humanos las manos quedan como la de los humanos o quedan con las bandas esas que tienen entre los dedos respondame si existen y respondame lo de las manos y si se vuelven humanos al salir del agua

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top