Los grogochs, personajes mitológicos irlandeses

Antrim

Entre los seres fantásticos que, según la tradición, habitaron antiguamente en Irlanda se encuentran los grogochs, unos seres que originalmente eran medio humanos, medio-hada aborígenes. La leyenda dice que llegaron a Irlanda procedentes de tierras escocesas y parece que les gustó más la Isla Esmeralda, ya que se asentaron aquí.

El grogoch es bien conocido en todo el norte de Antrim Rathlin Island y partes de Donegal; también puede ser encontrado en la Isla de Man, donde se les conoce como phynnodderee. Estos seres son menos apreciados, y conocidos popularmente, que los leprechauns, que os podéis encontrar plasmados en todo tipo de objetos turísticos.

El grogoch es similar a un hombre anciano muy pequeño, aunque está cubierto de una densa melena de color rojizo o o de pieles, ya que no lleva ropa. Cuando realizan un viaje suelen ir tapados con gran variedad de ramas y todo tipo de suciedad que se les pega al cuerpo al ir avanzando. Y es que estos seres no se caracterizan, precisamente, por su higiene personal. Esto va unido al hecho de que no se conoce que existan grogochs femeninos.

Otra de sus peculiaridades es que son impermeables al calor abrasador o el frío más duro. Su casa puede ser una cueva, hueco o hendidura que se encuentren en el paisaje. En numerosas partes del campo del norte hay grandes piedras inclinadas que se conocen como grogochs. Tienen el poder de la invisibilidad y con frecuencia sólo permiten ser observados por ciertas personas de confianza.

Aún así son considerados como seres sociables, que pueden unirse a determinadas personas y ayudarles con su siembra y la cosecha o en las tareas domésticas. Suelen rondar por los hogares buscando algún trabajo que realizar. El único pago es un jarro de crema.

Al igual que muchas otras hadas, los grogochs tienen un gran temor de los clérigos y no entran en ninguna casa si es que en su interior hay un sacerdote o un ministro de la iglesia. Si os encontráis con uno de estos seres y vuestra presencia se está convirtiendo en una molestia lo más práctico es llamar a un clérigo para que se pase por casa y acto seguido el grogoch desaparecerá de vuestro entorno.

Foto Vía GerardLovett

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Top