Croag Patrick, la montaña santa de Irlanda

croag patrick

Por todos es conocida la veneración que tienen los irlandeses hacia San Patricio. No sólo se dedican a celebrar el día de su patrón con cerveza y fiesta en la calle todos los 17 de marzo, sino que rinden culto a todo lo que tiene que ver. Es el caso de Croag Patrick, la montaña santa de Irlanda y lugar de peregrinación de numerosos irlandeses. No en vano, según cuenta la leyenda, es la cima a la que subió San Patricio para ayunar durante 40 días.

Hoy en día se mantiene viva la tradición de emular al patrón de los irlandeses. Y eso que la tradición de peregrinar hasta la cima viene de mucho antes, tanto como hace 5.000 años. El último domingo de julio es conocido como el ‘Reek‘ día en que se cuentan por miles las personas que ascienden hasta la cima del Croag Patrick.

Pero para participar de esta peregrinación uno no tiene que ser seguidor de San Patricio, ni siquiera creyente. Son muchos los escaladores y alpinistas que sucumben a la belleza de esta montaña que está situada a cinco millas de la pintoresca ciudad de Westport y permite al visitante tener unas impresionantes vistas de la bahía Clew y sus alrededores.

En la falda de la montaña, en Murrisk, se encuentra el centro de visitantes en el que, además de información sobre la montaña y su significado religioso se encuentra la tienda de souvenirs, lugar de obligado paso para todo aquel que se acerca hasta allí y quiere dar cuenta, posteriormente, de su hazaña.

Precisamente Murrisk es la localidad habitada más cercana a la cumbre y el lugar más próximo a donde llega el transporte público. Si vais hasta allí en vuestro propio vehículo podéis estacionarlo en el aparcamiento del centro de visitantes. La distancia desde Dublín es de algo más de 250 kilómetros y, desde Galway, de algo menos de 100 kilómetros.

La peregrinación dura algo menos de cuatro horas, dos de ascenso y otra hora y media de descenso. En la subida la primera parada es la estatua de San Patricio, erigida en 1928 por el reverendo padre Patterson con dinero que había recaudado en Estados Unidos para la reconstrucción de la iglesia de Saint Mary’s, en Westport. Se ha convertido en un lugar de oración para los que embarcarse en la peregrinación y sirve como una sustitución ideal para aquellos que no pueden hacer la subida completa.

Foto Vía Schatzkins.com

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top