El monumento a la hambruna de Skibbereen

placa de la hambruna de Skibbereen

La Gran Hambruna irlandesa de patata de 1840 es considerado como el peor desastre humano del siglo XIX en Europa. Se trata de un lamentable hecho que marcó de sobremanera a los irlandeses, dado que en 1841 su población era de 8,5 millones de personas.

Nueve años después esta cifra se había reducido en más de dos millones de personas. La mitad habían muerto por la escasez de alimentos y la otra había emigrado. En anteriores post os hemos hablado de como en Strokestown se puede visitar el Museo de la Hambruna.

Pero Skibbereen, una localidad ubicada en el sur de Irlanda, fue uno de los territorios más afectados por la hambruna irlandesa. Se hizo famoso por ser uno de los lugares en los que los hombres sufrieron las peores condiciones de todo el país.

Desde entonces Skibbereen fue representado como símbolo de la miseria y las penurias causadas por el fracaso de la cosecha de patata. Se calcula que entre 8.000 y 10.000 almas no identificados están enterrados en el cementerio. Para rendirles memoria, cerca, se erigió el monumento homenaje a la hambruna en forma de un centro de conmemoración.

El objetivo de este espacio es recordar y conmemorar este período de la historia de Irlanda y también para rendir homenaje al sufrimiento de la población local. Se ha habilitado una exposición en la que se da buena cuenta de los problemas que hubo a mediados del siglo XIX y también de la política gubernamentale de por entonces, así como los informes del comité de ayuda en sus intentos de aliviar el sufrimiento de las familias Skibbereen. La historia es contada a través de la dramatización de los actores, incluyendo el famoso Jeremy Irons, de acontecimientos reales y que fueron recordados por los supervivientes.

El centro de Skibbereen está dotado con las últimas tecnologías, como un monitor de pantalla táctil que proporciona información objetiva sobre el hambre, aumentado la información de los paneles de información y dando a conocer algunos de los elementos propios de la época, incluyendo un caldero de sopa original de una cocina de socorro que funcionó por entonces.

Además, mediante una visita virtual, uno puede seguir la pista de lo ocurrido en Skibbereen hace dos siglos visitando los sitios que tienen vínculos directos con la Gran Hambruna. Algunos sitios se han erigido en lugares en donde conmemorar las grandes obras de filantropía o la emigración, mientras que otros hablan de hambre, el miedo y la muerte. La ruta puede ampliarse, si se desea, con un paseo por la ciudad.

Foto Vía Eamonocuiv

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Top