Postre de café irlandés, para chuparse los dedos

Postre de café irlandés

Vale resaltar que la cocina en Irlanda es deliciosa no solo por la calidad de sus típicos alimentos que podéis probar como estofado irlandés, el boxty, el bacon col col, la sopa coddle Dublín, sino también por sus postres, comenzando desde su amplia variedad de tartas como ser de queso, zanahoria, manzana, chocolate o limón, hasta llegar a los clásicos dulces ingeridos en épocas de verano como un Berries and cream (frutos rojos acompañados con crema, miel o azúcar) o bien, el recomendado “postre de café irlandés”.

Pues si amáis el café y el whisky, de seguro que esta receta dulce irlandesa que os brindaremos será de vuestro gusto. Por lo general, este postre suelen pedirlo los hombres en Irlanda, ya que contiene diversos ingredientes «fuertes», aunque posiblemente, también se ingiera como una simple copa luego de un almuerzo o cena.

Ideal para agasajar a cuatro comensales durante alguna reunión, es importante señalar que el postre de café irlandés es económico y se puede preparar unos veinte minutos antes de servirlo en la mesa. Lo mejor es que el auténtico lo podéis probar en cualquier parte de Gran Bretaña, tanto si viajáis a Dublín como en vuestros viajes a Londres. Pues sin más demoras, pasemos a la receta. Tomen nota.

Ingredientes:

  • 1/4 litro de nata líquida o 8 cucharadas de nata líquida
  • 6 cucharadas de azúcar blanca
  • 3 cucharadas de café soluble
  • 2 yemas de huevo
  • 2 copas de whisky
  • 2 tazas de café (a medida que optéis por un buen café, será mejor el sabor del postre)

Preparación:

– El primer paso a realizar es tomar una licuadora o un batidor de mano y mezclar las yemas junto con el azúcar hasta obtener un color amarillento claro. La consistencia debe ser espumosa y el volumen estar duplicado.

– A continuación, mezclar en un bol el café soluble con una copa de whisky, e incorporar a las yemas. Batir continuamente hasta que quede bien mezclado.

– Luego, añadir la nata (si está a temperatura fría es más fácil) y unir todo. Tanto la nata, como las yemas, el café y el whisky. En este caso, debéis tener en cuenta que los movimientos son envolventes para evitar su aplastamiento. Guardar en la nevera durante unos 20 o 30 minutos aproximadamente.

– Llegado el momento de servir el postre de café irlandés, tomar cada copa y echar en el fondo el café recién hecho y por encima la preparación de las yemas. Por último, rociar con el resto del whisky y bañar con un poquito de nata líquida.

Foto: javicocina

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top