Pudding de queso, postre típico de Irlanda

Pudding de queso, postre tipico de Irlanda

Por lo general, las familias en Irlanda suelen comer bastante sano. Gran parte de los platos irlandeses están realizados con ingredientes tales como verduras frescas, carnes, cerdo, patatas y mantequilla, de manera que su cocina está bastante arraigada a su historia, debido a que en la época del siglo XX se presentó una hambruna que llegó a dar como resultado más de medio millón de personas.

Ya os hemos mencionado sobre el desayuno irlandés y sobre algunas comidas como el estofado irlandés o el colcannon. Pues os invito a lo probéis in situ, o  bien en casa preparar uno de los postres más exquisitos con los que cuenta dicho país, como es el pudding de queso, similar a una tarta que podéis prepararla con diversos sabores, aunque el más tradicional es con queso cheddar.

Básicamente los ingredientes que vais a precisar para hacer la receta de pudding de queso es mantequilla, pan, queso cheddar y nata líquida o leche condensada. Pues sin más demoras, pasemos a la preparación de tal.

Ingredientes:

  • 8 rebanadas pan molde
  • 60 gramos mantequilla
  • 4 huevos
  • 250 ml. caldo de ave
  • Pimienta
  • 150 gramos queso cheddar
  • 125 ml. nata líquida

Preparación:

– Lo primero que hay que hacer es precalentar al horno a 150°C.

– Debéis quitar la corteza del pan molde, untarlo con mantequilla una de las caras de cada rebanada y espolvorear con las terceras partes del queso cheddar y tapar con las restantes. Este procedimiento debéis realizarlo con cada feta.

– A continuación, cortar los emparedados en forma diagonal y tomar un molde de horno o una bandeja para horno. Engrasarla por completo y ubicar todos los emparedados de forma ordenada, uno al lado del otro.

– Mientras tanto, tomar un bol y comenzar a batir los huevos junto con el caldo de ave y la nata líquida hasta formar una consistencia media espesa.

– Verter sobre los emparedados hasta que estos queden completamente “mojados”. Dejar reposar durante aproximadamente media hora y luego, espolvorear con el queso sobrante y si queréis, poder añadirle pimienta a gusto.

– Colocar los ejemplares en el horno hasta que cuaje y se doren de ambos lados.

¿Un dato para que tengáis en cuenta? Os aconsejo una vez que esté el pudding de queso servido en la mesa, echarle por encima un poquito de mermelada de frutilla, cereza o frambuesa. Delicioso!

Foto: cocinerando

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top