La Capilla Real del Castillo de Dublín

La Capilla Real del Castillo de Dublin

Si bien hoy en día la Capilla Real del Castillo de Dublín pasó a llamarse Iglesia de la Santísima Trinidad, la misma fue considerada anteriormente como la capilla anglicana oficial del hogar del Señor Teniente de Irlanda, precisamente desde la Edad Media hasta los comienzos del Estado Libre Irlandés en el año 1922.

En cuanto a la arquitectura del templo, es importante resaltar que fue construido bajo estilo neogótico, relacionado con el romanticismo y su diseño estuvo a cargo de Francis Johnston, quien se destacó por sus trabajos arquitectónicos en Irlanda durante el período del siglo XIX al igual que su labor en Board of Works.

Asimismo la Capilla Real en Dublín presenta uno de los más importantes interiores de estilo gótico, los cuales en su gran mayoría pudieron ser recuperados. De esta manera, se reemplazó previamente al siglo XVIII, una iglesia mediocre con problemas de estructura por haber sido realizada próxima a la mota feudal, por una capilla construida con armazón de vigas.

Sin embargo, la remodelación tardó aproximadamente unos siete años por contener una naturaleza un tanto difícil de resolver, por lo que los trabajos se iniciaron en el año 1807 y recién en 1814 se pudo completar en lo absoluto.

Además, el presupuesto estimativo con el que se contaba se superó ampliamente y a modo de información adicional, tanto las bóvedas como las columnas se construyeron con escayola sobre madera para que luego se pintasen con el objetivo de brindar una visión del tipo de piedra.

Por otra parte, en el momento que un Señor Teniente abandonaba o dejaba su cargo, el escudo de armas que le pertenecía era agregado en una de las tantas ventanas de la Capilla Real. Por eso mismo, si observáis detenidamente, se posible que visualicéis todos los escudos de los Señores Tenientes de Irlanda desde comienzos del siglo XII.

Y para finalizar, os comento que a partir del año 1943, la antigua iglesia anglicana se transformó en un lugar católico con el término ya nombrado (Santísima Trinidad) y a pesar de que la misma continúe consagrada, ya no es habitual festejar misas ni ningún tipo de oficio religioso.

Una excusa más para acercarnos a comprobar la magia de la capital irlandesa, llena de grandes monumentos culturales e históricos.

Foto: irlanda

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top