Un paseo por las piedras más famosas de Irlanda

Las piedras más famosas de Irlanda

La historia del uso de la piedra en Irlanda es realmente fascinante. De acuerdo con las evidencias arqueológicas, el hombre llegó por primera vez a Irlanda hace aproximadamente unos 10.000 años y recién alrededor del 400 a.C., en época del Neolítico, se comenzaron a construir las primeras estructuras de piedra de carácter funerario.

Hablemos, por ejemplo, de la piedra de la elocuencia, piedra de Blarney o Blarney Stone, bloque que se localiza en la cima del Castillo de Blarney en las afueras de Cork, justamente en el Condado con el mismo nombre en Irlanda. Según relata la leyenda, ésta fue parte de la Piedra de Scone, la cual fue regalada por Roberto I de Escocia en el año 1314 al país.

La intención del obsequio fue la de dar su agradecimiento por ayudar ampliamente en la Batalla de Bannockburn, y fue entregado en su momento a Cormac McCarthy, quien era el dueño de la fortaleza Bantry.

Pasando a la segunda piedra de gran importancia, la Piedra de Turoe se halló en un fuerte circular que data de la Edad de Hierro (entre los siglos III y II a.C.) y se presenta como una mole de granito de un metro de alto en las proximidades de Bullaun, en el Condado de Galway, Irlanda.

Si bien la misma se encuentra tallada en la sección superior con varios símbolos celtas curvilíneos correspondientes a la cultura de La Tene, en la parte del medio podéis observar detenidamente que se visualizan franjas en varias direcciones.

Y para finalizar, si os encontráis en el Condado de Tyrone, en Irlanda del Norte, es posible que visiten las piedras de Beaghmore, un inmenso complejo de piedras en forma de círculos, líneas y monumentos que datan de la Edad de Bronce. En español, su significado quiere decir “la llanura o el páramo de los abedules”, un término que indica que en tiempos pasados la región poseía un bosque, aunque años más tarde, fue completamente talado.

Vale señalar que éste último complejo que os menciono, está considerado como Patrimonio Histórico Nacional y hoy en día, se pueden visualizar alrededor de 7 círculos de diversos tamaños entre los 12 y los 20 metros de diámetro.

Si queréis adentraros por el misterioso mundo del pasado irlandés, este conjunto de piedras podría ser una buena excusa para ello.

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top