Fotos de Galway

bahía de Galway

Bahía de Galway

Si en mi viaje estaba seguro de que Dublín sería una ciudad que me encantaría, Galway acabaría por convertirse en la sorpresa inesperada, en el lugar que ya no olvidas porque la impresión que te produce supera a lo que habías pensado. Es cierto que había oído hablar de Galway muy bien, pero no es turísticamente tan conocida como lo es la capital irlandesa.

Soy de mar y no podía sentirlo de otro modo. Toda mi vida la he pasado en ciudades pegadas al mar, primero Málaga y luego Tenerife, por lo que respirar la brisa marina al atardecer, o ver las primeras luces del día y los primeros rayos de sol rielar sobre las aguas del mar se convierte en mí en algo casi vital. Quizás sea ese el mejor recuerdo de Galway. El despertarme y tener la gran suerte de estar allí en un día soleado (cosa nada habitual, por cierto), el de ver el sol despuntar por entre los mástiles de los barcos de pescadores anclados en su bahía. La suerte de aspirar esa brisa, más fría de lo que estoy habituado eso sí, que proviene allí de las aguas del Atlántico entrando en su bahía.

Y si el puerto de Galway te conduce a la reflexión, a la paz y a la tranquilidad, sus calles peatonales te animan el espíritu por su cordialidad, por su animación y por su continua sucesión de curiosos pubs de los que sale la clásica música gaélica, no en vano, Galway es profunda y ferviente defensora de las tradiciones celtas.

Sí, Galway es una visita que aconsejo no dejar de hacer. A fin de cuentas está a poco más de dos horas en tren de Dublín…

Catedral de San Patricio en Galway

Catedral de Galway

El río Corrib a su paso por Galway

Oscar Wilde en Galway

Oscar Wilde, en la calle comercial

Pub the Quays

Pub the Quays, uno de los más conocidos de Galway

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top