Las ruinas de la Abadía Jerpoint

Abadia Jerpoint

Al sudeste de Irlanda el sol brilla con más fuerza sobre las hermosas tierras de cinco condados: Waterford, Kilkenny, Tipperary, Wexford y Carlow.  Es un rincón famoso por sus pueblos costeros, sus paisajes rurales  y balnearios, sus bosques, colinas y valles.

Cada condado ofrece lo suyo en materia de atracciones turísticas, ya sean estas culturas o naturales, y en el caso de Kilkenny podemos recorrer unas impactantes ruinas monásticas. Hay muchas de estas ruinas en Irlanda ya que fue un país con fuerte presencia misionera y mientras algunos establecimientos aún se mantienen en pie otros, como éste, están en ruinas pero permiten imaginar cómo fueron durante los años de su esplendor.

Las ruinas de la Abadía Jerpoint se cuentan entre las mejores ruinas del país. La abadía se fundó en la segunda mitad del siglo XII cerca de Thomastown y hoy es un monumento nacional. La mandó a construir el Rey de Osraige, uno de los antiguos reinos irlandeses, y está dedicada a la Virgen María. Donogh O’Donoghoe Mac Gilla Patraic (vaya nombre para pronunciar), era el nombre de este rey que en 1180 decidió mudar a la congregación de monjes cistercienses de dónde estaban a éste sitio.

La Abadía Jerpoint creció y floreció hasta que Enrique VIII de Inglaterra se peleó con la Iglesia Católica y decidió disolver todos los monasterios, conventos e iglesias y quedarse con las tierras. Entonces pasó a manos de los condes de Ormond y su cementerio se convirtió en un sitio muy top de enterramiento entre los nobles locales.

La verdad es que cuando uno presenta esta abadía como en ruinas se imagina un manojo de piedras sin ton ni son pero no es así. Las ruinas están bien conservadas y valen por la belleza de sus tallas en piedra y sus ejemplos de arquitectura. Sus detalles romanescos son los originales pero después, en las esculturas funerarias, se ven otros estilos posteriores.

Hay un pequeño centro de visitantes con una exhibición informativa y puedes contratar una visita guiada.

Foto: vía Karen Robins

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top