Breve historia del gaélico

Gaelico

Los orígenes del gaélico, al menos en Irlanda, provienen de las invasiones en el año 300 a C. por parte de los gaeles. Con el tiempo, el gaélico fue llevado también a las tierra de Escocia y a la isla de Man. Pero el tiempo y el aislamiento  fue diferenciando las lenguas, hasta formar diferentes dialectos. Incluso con la deformación en el tiempo, en la actualidad es posible que un nativo de Irlanda y uno de Escocia puedan entenderse bastante bien hablando cada uno en su respectiva rama del gaélico, aunque hay que aclarar que gaélico es la nomenclatura que dan los irlandeses a su lengua materna.

El gaélico escrito ha pasado durante su historia por cuatro etapas diferenciadas, la del Irlandés Antiguo (entre los siglos VII y X), el Irlandés Medio (entre los siglos X y XIII), el Irlandés Moderno Primitivo (entre los siglos XIII y el XVII) y el Irlandés Moderno (desde el siglo XVII hasta nuestros días). También es de destacar que, a lo largo de su evolución, fueron introducidos en el idioma vocablos procedentes de otras lenguas que van desde el latín y el noruego hasta el inglés e incluso el español.

Ya durante el siglo XVI, el gaélico era la lengua predominante en Irlanda, pero la dominación inglesa trajo un periodo de oscurantismo cultural con la supresión de la literatura y cultura irlandesas en las clases altas de la sociedad. Los más bajos estratos sociales, quienes aun mantenían viva la cultura gaélica, también estuvieron al borde del holocausto, con la llegada de la Gran Hambruna de mediados del siglo XIX, quedando diezmada la única población que preservaba la lengua materna.

En la actualidad, apenas un 1% de la población irlandesa utiliza el gaélico como principal lengua, afortunadamente, desde la declaración de la Indedendencia de Irlanda en el año 1929, el gaélico es materia obligatoria de estudio en los colegios. Aunque no se utilice demasiado de manera oficial, si que podemos decir que su conocimiento está al alcance de todos.

Tags:

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top