El Castillo de Kilkenny

Castillo de Kilkenny

Sobre un alto promontorio con vistas al río Nore, el Castillo de Kilkenny domina la ciudad del mismo nombre. La población creció alrededor de la fortificación durante los últimos 800 años, y aún hoy forma parte integrante y especial de su vida cotidiana.

Una reciente reconstrucción ha conseguido que el Castillo sea más accesible a los visitantes. Abajo, en el sótano del castillo, se halla la Butler Gallery, que alberga exposiciones periódicas de arte contemporáneo irlandés e internacional, así como un pequeño restaurante abierto durante el verano.

La importancia estratégica del lugar, situado sobre una curva del río, da a entender que, antes incluso de que William Marshall empezara a construir allí el castillo en 1192, en el sitio que ocupa la ciudad existían ya estructuras defensivas. Las reconstrucciones posteriores han oscurecido mucho de los aspectos de la estructura original, pero las torres y las fortificaciones adyacentes datan del siglo XIII.

William Marshall fue el artífice de la primera invasión normanda de Irlanda en 1190. Bajo su mandato, Kilkenny pasó a convertirse en un poderoso centro comercial. En 1391 la propiedad del Castillo pasó a los Butlers, y más tarde a los Earls de Ormond, que controlaban amplias zonas de terreno en la Irlanda de entonces. Desde entonces y hasta ahora, esta familia tiene rasgos de parentesco con la monarquía inglesa.

Un miembro de la familia se casó con una hija de Eduardo II, y durante los siguientes años, varios monarcas ingleses, entre ellos Ricardo II, visitaron el Castillo de Kilkenny. En 1650, las fuerzas invasoras de Cromwell montaron un ataque contra el castillo , y aunque en un principio resistió con éxito, finalmente tuvo que claudicar.

Kilkenny y el rio Nore

Los Butlers fueron expulsados de sus hogares, y tuvieron que exiliarse hasta la subida al trono de Carlos II en 1680, cuando se les otorgó un ducado en reconocimiento de su lealtad a la corona. Aparte de este breve período de tiempo, los Butlers permanecieron residiendo en el Castillo hasta 1936, durante casi 600 años. Finalmente renunciaron a la titularidad cuando donaron el Castillo a la ciudad de Kilkenny.

A pesar de que el castillo sufrió muchos cambios, renovaciones e incluso la reconstrucción durante el periodo en el que fue ocupado por los Butlers, sus cuatro originales torres-fortaleza se mantienen prácticamente intactas. Los principales edificios se hallan en el patio central, el lado sur de lo que se perdió probablemente en el siglo XV.

La primera gran reconstrucción se llevó a cabo por el primer duque de Ormond, después de su regreso del exilio, en 1680. Inspirado por la arquitectura francesa que había visto, no sólo alteró la fachada, sino que creó los elegantes jardines que aún hoy son una característica de los terrenos del castillo.

Otro periodo de renovación se produjo en la segunda mitad del siglo XIX. Las alas norte y oeste del castillo fueron profusamente decoradas al estilo victoriano. El aspecto del castillo cambió, llevándose la puerta principal de la parte delantera al ala norte, donde se cruza los jardines.

La sala más impresionante del interior del Castillo es sin duda la galería de imágenes del primer piso, decorado en un estilo pre-rafaelita durante el siglo XIX. Su techo de madera fue elaborado por John Hungerford, y está decorado con dragones dorados. Sus paredes se revisten con retratos de los Butlers y una chimenea de mármol de Carrara ricamente adornada.

El Parque del Castillo, como se le conoce hoy, es un lugar muy frecuentado por los jóvenes de Kilkenny. Es precioso su jardín de rosas en la parte delantera, a lo largo del río. Es un espacio muy tranquilo para pasear o un pic-nic. El Castillo abre todos los días del año, desde primeras horas de la mañana hasta poco antes de anochecer.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Irlanda, Kilkenny


Deja tu comentario