El Castillo de Cahir, en Tipperary

Castillo de Cahir

Situado en el condado de Tipperary, el Castillo de Cahir se levanta en el sito sobre el que anteriormente Connor O’Brien, Príncipe de Thomand en 1142, había construido una fortaleza en una isla sobre el río Suir. Doscientos años más tarde, el Castillo de Cahir se convirtió en una próspera ciudad medieval. En este tiempo pasó a formar parte de las propiedades de los Butlers de Ormond, a quien se les cedió tras la invasión normanda del rey Eduardo III. Los Butlers permanecieron en el castillo hasta 1961.

El castillo original construido por Connor O’Brien se encontraba en el extremo norte del actual castillo, en el punto más alto de la isla. Quizás en su momento sólo fue una pequeña fortaleza. En ese tiempo se rodeaba de unas gruesas murallas y torreones en las esquinas. Más tarde, a comienzos del siglo XV, nuevos edificios se le añadieron en el extremo sur, más protegidos de los ataques.

El cuarto Conde de Ormond tuvo al castillo en rehabilitación durante casi un siglo, renovándolo y ampliándolo. Como parte de esta reconstrucción, los edificios del extremo sur se habilitaron como residencia principal, trasladándose la puerta de entrada hacia el este. También se construyó una muralla externa al castillo, que rodeaba a toda la isla, junto con dos nuevas torres para mejorar la visibilidad en los accesos desde el sur.

A finales del siglo XVI se creó un nuevo muro, completándose el castillo con sus patios interiores. El resultado es lo que podemos ver hoy en la actualidad. Precisamente, los dibujos que se conservan del castillo en el siglo XVI son casi idénticos a lo que hoy se conserva de él.

Interior del castillo

En el momento en el que se concluyeron todas las obras de defensa del castillo, con los patios protegiéndose unos a otros, todo el mundo creía que la fortaleza era prácticamente inexpugnable. Pero claro, no fue así. En 1599, el Conde de Essex, a la cabeza de un ejército enviado por la reina Isabel para sofocar a los normandos irlandeses, que no eran muy leales a la corona que digamos, ocupó el castillo después de una dura batalla de dos días, causándole daños considerables.

Sin embargo, los Butlers recuperaron las relaciones con la corona y lograron así volver al castillo. Allí vivieron en relativa calma hasta 1800, realizando cambios de menor importancia y reparando los daños que habían sufrido las murallas y el resto de los edificios. No fue una batalla sino la quiebra en la que se vieron envueltos, lo que les obligó a vender tanto el castillo como sus tierras circundantes. Hacia 1870 lograron comprar de nuevo el recinto, pero no recuperaron el castillo, sino tan solo una gran casa en el parque de los alrededores.

El castillo permaneció a manos de la familia Butler hasta que murió el último señor de Cahir en 1961, momento en el que pasó a manos del Estado.

Información práctica

– Horario de apertura:

  • Abril a mediados de junio: de 09.30 a 17.30 horas
  • Mediados de junio a mediados de septiembre: de 09.00 a 19.00 horas
  • Mediados de septiembre a mediados de octubre: de 09.30 a 16.30 horas
  • Mediados de octubre a marzo: de 09.20 a 16.30 horas

– El precio de la entrada es de 2,75 euros para los adultos, y 2 euros para grupos y personas mayores de 65 años. La entrada para niños y estudiantes es de 1,75 euros, y 7 euros para una familia a partir de cuatro o más miembros.

– Ya os aconsejamos en alguna vez anterior que Irlanda es un país clásico para recorrerlo en coche. Lo mejor es, si no tenéis alguna fecha preferida, esperar a que aparezcan vuelos asequibles a Dublín o Limerick, tomar éstas como bases (sobre todo, Limerick tiene muchas casas rurales con un encanto especial), y desde ahí recorrer toda la zona, y, por supuesto, el condado de Tipperary.

Tags: , ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top