Clonmacnoise, los inicios del cristianismo en Irlanda

Clonmacnoise en Irlanda

Si tuviésemos que hacer una ruta en la que figurasen una serie de puntos vinculados con la historia religiosa de Irlanda, en ella es probable que apareciese el conjunto monástico de Clonmacnoise. Y esta importancia se deriva de que se trata de uno de los primeros lugares en los que el cristianismo hizo acto de aparición en el país. Ubicado en el condado de Offaly, a orillas del río Shannon, en él se concentran un total de ocho iglesias (de los siglos XI al XIII), dos torres y un buen númer de símbolos cristianos alrededor de las ruinas de su catedral. Mil quinientos años de historia en un sólo lugar bien merecen una visita.

La primera construcción del lugar, una pequeña iglesia de madera, data del siglo VI. La importancia de Clonmacnoise se extendió por diversas partes de Europa, entre ellas, Inglaterra y Francia. Su fundador fue San Ciarán, que tuvo una visión en el lugar donde hoy se levanta la abadía. En el año 565 se convertiría en el primer Gran Rey de Irlanda cristiano, y, paradójicamente, también en el último en seguir el ritual pagano de entronización.

Entre las construcciones del complejo destacan la catedral (construida en el año 909), el Templo Finghín, una iglesia románica con una torre circular; el Templo Connor, del siglo XI, o el Templo Ciarán, el más pequeño de Clonmacnoise (sólo 2,8 x 3 x 8 metros), y en el que, según la tradición, se encuentra la tumba de San Ciarán. También destacan dos cruces célticas, la Cruz del Sur y la Cruz de las Escrituras, esta última de cuatro metros de altura en un único bloque de arenisca, y una de las más bellamente trabajadas de toda Irlanda.

La entrada tiene un coste de 6 euros para adultos, 4 para grupos y jubilados y 2 para niños y estudiantes. Las familias pagan 14. El tiempo estimado de visita para todo el conjunto es de una hora y media.

Foto vía Virtual Tourist

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Viajar por Irlanda


Deja tu comentario