Brian Boru, el último gran rey de Irlanda

Brian Boru

La línea que separa la leyenda del mito en Irlanda a menudo es muy corta, especialmente en lo que respecta a la hora de narrar los hechos históricos que se han ido transmitiendo de generación en generación. Brian Boru no fue una leyenda, aunque su vida y sus hechos hoy en día son tratados como legendarios. Fue un gran hombre, de hecho el último gran rey de Irlanda y quizás el mayor jefe militar que haya podido conocer el país.

Brian Boru nació en Brian Mac Cennétig. Su madre era hermana de la madre de Conor, rey de Connaught. Su hermano, Mahon, se convirtió en rey de Munster en el 951, a la muerte de su padre Cennétig. Juntos lucharon contra los invasores escandinavos, quienes imponían los impuestos en Munster. Esta lucha llevó a la muerte a Mahon, en el año 975. Brian vengó la muerte de su hermano matando al rey nórdico de la región de Limerick, el monarca Imar.

Desde ese momento, Brian se coronó rey de Munster, incluyendo la zona comercial de Limerick. Marchó hacia Connaught y Leinster y unió sus fuerzas a las de Mael Sechnaill II en el 997, repartiéndose entre ambos Irlanda.

Los colonos de Dublín estaban en contra de Brian, pero fueron derrotados en Glen Mama, siendo capturado el rey de Leinster. El rey de Dublín, Sitric Silkenbeard, fue derrotado demasiado pronto para sus intereses. En el año 1002, Brian exigió a su compañero Mael Sechnail II que le reconociera como rey de Irlanda. Mael estuvo de acuerdo, ya que muchos de los irlandeses veían a Brian como un héroe que había restaurado el poder irlandés tras muchos años de invasiones vikingas.

Desde entonces se cambió el nombre a Brian Boru, recibiendo muchos tributos y homenajes por parte de los gobernantes menores de Irlanda, y utilizó el dinero conseguido en sus conquistas para restaurar monasterios y bibliotecas que habían sido destruidos tras las invasiones.

Sin embargo los escandinavos no se dieron por vencidos, y declararon de nuevo la guerra a Brian Boru. El rey de Connaught, Tadhg O’ Conor, se negó a aliarse con Brian en contra de los nórdicos. A pesar de esta falta de apoyo, los hombres de Brian Boru ganaron en la batalla, pero perdieron a su rey. Esta batalla significó un verdadero punto de inflexión, ya que significó la desaparición total de la presencia nórdica en Irlanda.

La amenaza militar se había terminado. Después de su muerte y la muerte de uno de sus hijos, sus demás hijos, Tadg y Donnchad, fueron incapaces de asumir la monarquía, siendo proclamado rey Mael Sechnaill, quien murió en el 1022, dejando la función de rey como un símbolo más de posición que de poder.

Por tanto, lo mejor que podemos decir de Brian Boru es que fue, con toda seguridad, el último gran rey de Irlanda.

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top