El Libro de Kells, tesoro nacional de Irlanda

Libro de Kells, detalle

El Libro de Kells atrae a miles de visitantes cada año. Se expone en el Trinity College de Dublín, con sus páginas maravillosas, tremendamente elaboradas, y que han sobrevivido a los estragos del tiempo. Contiene los cuatro evangelios escritos en latín, cuidadosamente copiados a mano por los monjes celtas alrededor del año 800. Está considerado como uno de los mayores tesoros nacionales de toda Irlanda. Era la época en la que los monjes ejercían como los mayores copistas de la literatura.

Los escribas y copistas que crearon el libro fueron monjes que vivían en la remota isla de Iona, frente a la costa occidental de Escocia. El monasterio fue fundado a finales del siglo VI por el monje irlandés Saint Colm Cille. La Abadía de Kells fue fundada probablemente en el año 554, cuando los monjes huyeron de Iona debido a las repetidas incursiones de los vikingos.

Los historiadores creen que el Libro de Kells pudo iniciarse en Iona y se concluyó en Kells, aunque no faltan las teorías que abogan porque la totalidad del libro se escribiera en Kells. La Abadía de Kells se encuentra en el condado de Meath, a 60 kilómetros al oeste de Dublín. La abadía fue constantemente atacada por los vikingos, sobre todo durante el siglo X, pero los monjes lograron preservar el libro hasta el 1006, cuando fue robado del santuario.

Se recuperó unos meses más tarde, en una zanja cercana. La cubierta había sido arrancada, probablemente por contener piedras preciosas incrustadas. El resto del libro presentaba algunos daños, pero se logró salvar. Sin embargo, debido al arranque de la cubierta, algunas ilustraciones del comienzo y el final desaparecieron.

Después de tantos siglos, el libro es hoy una pieza muy frágil, y pocas personas tienen acceso a él. Por último, en 1650 se transfirió a Dublín, para que fuera custodiado allí. Las hojas del libro están decoradas con adornos extravagantes, como iconografías, cabezas de seres humanos, animales y bestias extrañas. Además, las letras están decoradas con bordados de oro y plata. Es el manuscrito más elaborado que aún se conserva de la Edad Media en toda Europa.

Para los amantes de las antigüedades y de los libros, resulta una pieza digna de ver, una verdadera maravilla.

Tags: ,

Imprimir


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top